Al calor de la hoguera por San Antón y una placa para la archivera Isabel Millé

  • La Asociación de Vecinos del Casco Histórico celebró una cena con productos del marrano y un vino del país Miguel Fernández es el único que continúa prendiendo la llama

Miguel Fernández enciende su hoguera desde hace 50 años para mantener la tradición de las hogueras de San Antón. Es la única que se prende en el barrio y su artífice, junto a sus familiares, se ilusionan cada año por dar calor con este fuego lleno de raíces. La Asociación de Vecinos del Casco Histórico también celebraron en honor a las fiestas un fuego una comida con productos del marrano con un bidón con fuego como símbolo de las hogueras.

Miguel Fernández señala que se siente triste al perderse la tradición pero espera que "mi sobrino continúa encendiendo la hoguera año tras año. Me sentiría feliz si él lo hiciera".

Una mujer avanzada a su época que destacó por su gran nivel intelectual. La Asociación de Vecinos del Casco Histórico, dentro de las fiestas de San Antón, colocó una placa en la calle La Reina, número 17, donde nació y vivió la filosofa, archivera y poetisa, Isabel Millé.

El alcalde de la ciudad de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, señaló lo idóneo de este homenaje: "Fue una intelectual de su época y no era tarea fácil, ya que antes de la guerra civil era difícil que una mujer tuviera acceso a los estudios y ella demostró no sólo una gran capacidad intelectual, sino que dejo su sello, además de en el archivo, como profesora y traductora. Por todo ello y con motivo de las fiestas de San Antón, tan arraigadas en este barrio, recuperamos la puesta en valor de figuras históricas que vivieron en el Casco Histórico".

La sobrina-nieta de la homenajeada, Mar Sánchez-Marchori Sánchez-Millé, viajó desde Valencia con su hija para este reconocimiento. "Casualmente soy directora de la Cátedra de la Mujer Profesional de la Universidad de Murcia y mi tesis doctoral la estoy haciendo sobre esta figura que ha sido muy importante en su tiempo como mujer adelantada, favorable al feminismo intelectual. Una herencia que ha quedado en nuestra familia y en la que ahora trabajamos, para incentivar el estudio y el afán del posicionamiento de la mujer en la sociedad actual".

Isabel Millé Giménez nació el 31 de diciembre de 1984. Quinta de ocho hermanos, estudió en el Instituto de 2º de Enseñanza de la capital antes de verse obligada a emigrar a Argentina con su madre al fallecer su padre en 1919.

A su regreso a España, un lustro después, se licencia brillantemente en Lenguas Clásicas y Semíticas en la Universidad de Granada; marchando seguidamente a la Universidad de Madrid, donde obtiene el doctorado en Filosofía y Letras. Ingresa con brillantes notas en el Cuerpo Nacional de Archiveros y Bibliotecarios, recibiendo, de vuelta a su ciudad natal, el encargo de organizar el Archivo Histórico de Almería (el tercero de España, tras el de Ávila y Toledo y primero de Andalucía), que en diciembre de 1932 inicia definitivamente su andadura en una vivienda aledaña a la Casa Consistorial. Isabel Millé es, por tanto, la primera archivera responsable del Histórico y del de Hacienda. Al año siguiente de iniciarse la guerra civil abandona la ciudad para establecerse, presumiblemente, en Málaga y Sevilla. Al finalizar la contienda es nombrada titular del Archivo Municipal, del que cesa en 1940 para hacerse cargo del Histórico hasta su jubilación al comienzo de los años sesenta. En ese espacio de tiempo impartió la asignatura de Griego en el Instituto Provincial y residió provisionalmente en Madrid, trabajando en la biblioteca de le Escuela de Peritos y en la Biblioteca Nacional. Su producción literaria (prosa y verso) fue extensa e intensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios