Sancionarán a Lirola por su deficiente limpieza de calles

  • Los informes técnicos municipales permiten expedientar a la empresa por tres motivos graves · El Ayuntamiento se plantea cambiar la dinámica para controlarla

Comentarios 1

Pese al exhaustivo control que llevan a cabo desde el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de El Ejido sobre la empresa concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basura en el municipio, Hermanos Lirola SL, las deficiencias en la limpieza viaria son evidentes sólo con observar el estado de las calles.

Un servicio de limpieza viaria que tiene visos de haberse incumplido tanto en la frecuencia de la limpieza manual de las vías públicas como en la maquinaria e incluso en los turnos empleados. Tanto es así que el propio regidor ejidense ha asegurado que "no estamos satisfechos con la limpieza viaria. Haremos algún cambio sobre dinámica de control que hay sobre la empresa. Hay que mejorar la planificación y el régimen sancionador". En esta línea aseguraba que es intención del equipo de Gobierno que sean más exhaustivos y depurar responsabilidades si no se cumple el contrato. Algo que últimamente no se está haciendo, sobre todo en temas de personal". Por ello, el primer edil daba instrucciones claras hace unos días a la concejalía de Obras Públicas y "el viernes se hicieron informes técnicos que han pasado al área de contratación para abrir expediente sancionador a la empresa por tres motivos que son graves y las llevaremos con todas las consecuencias hacia delante", afirmaba Góngora.

Nada más tomar posesión de su cargo, el PP, abría un expediente informativo a Hermanos Lirola, cuyo contrato tiene vigencia hasta 2015, por "el incumplimiento sistemático del pliego de condiciones contratado en el año 2000 y la falta de transparencia", aseguraba entonces el concejal de Obras Públicas, Ángel Escobar. En marzo se revisaba y modificaba el contrato con la empresa, situando el canon en 5.811.000 euros, y reduciendo los trabajos fuera de éste. Cambios que incluían además nueva maquinaria y más personal. En definitiva, una revisión que permitía al Ayuntamiento realizar un mayor control «de que esta prestación se lleve a cabo como el pueblo necesita, pudiéndose poner en práctica un régimen sancionador para la empresa concesionaria que hasta ahora no se llevaba a cabo porque el Ayuntamiento también estaba incumpliendo», apuntaba Escobar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios