Sincronización y pasión en el taller de Orquesta de Cuerda Barroca

  • Aaron Zapico es el profesor del curso y está totalmente ilusionado con todos sus alumnos

Es la gran novedad de este año, y se ha convertido en una auténtica sorpresa. El taller de Orquesta de Cuerda Barroca consiguió desde el primer día sonar como si hubieran estado trabajando durante meses y, además del talento de los alumnos, hay una persona clave en la dirección de los participantes, Aaron Zapico.

Aaron Zapico es fundador del conjunto de música barroca Forma Antiqvua y director invitado en numerosas orquestas. Ha contado con José Vélez, concertino de la Orquesta Ciudad de Almería, como profesor acompañante.

Zapico asegura que este tipo de talleres tiene una dificultad a la hora de organizarlos: "Aunque toquen un violín clásico y después pase a uno barroco, es un instrumento radicalmente opuesto que hay que estudiar independientemente. Los golpes de arcos, longitud, tempos… La mayoría de los alumnos tocan desde toda la vida su instrumento y le cambias el concepto en un momento".

La conexión entre profesor y alumnos ha sido muy buena. "Lo valoro de 10 sobre 10. Hemos sentido una gran empatía, y lo están dando todo. Es importante saber captar la atención y el interés, pero estos alumnos tienen una gran sensibilidad e inquietud por la música que lo hacen más fácil".

El profesor señala que en la clase hay "niveles muy dispares. Además en el curso hay alumnos con trece años, o mayores que hacen el sacrificio de utilizar esta semana de vacaciones para venir a este taller. Lo importante es que aprendan todo lo que puedan, el concierto final no es el objetivo del taller. Sería meterles un extra de presión. En la actuación tocarán todos, no importa el nivel que tenga cada uno. Hay gente que puede despuntar, pero el mundo de la música es muy amplio. Hay algunos que tendrán una personalidad muy arrolladora que sirvan para ser solistas y otros que sean perfectos para tocar en equipo y puedan trabajar en alguna orquesta".

La labor pedagógica de Zapico comenzó hace quince años y se siente muy respaldado por José Vélez como profesor: "Lo conozco de la agrupación Forma Antiqva, hemos hecho proyectos juntos. Compartimos la misma filosofía, la comunión es perfecta. Yo soy un director con ideas y él, al ser concertino, es capaz de enseñársela a los alumnos en la práctica".

El profesor apunta cuándo nació su interés por la música barroca: "Tiene ya hastío por la música clásica. Tocaba el piano y tuve también mis contactos con la música contemporánea. Fui a ver un grupo italiano y fue increíble ver esa energía, esa pasión. Fue un flechazo de inmediato".

Aaron Zapico asegura que le gustaría repetir para el año que viene pero me gustaría desarrollar mejoras como intentar "traer arcos barrocos y colaborar con el aula de coro. Me encanta el ambiente que hay".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios