"Todavía no me explico como han podido hacer una cosa así a mi marido"

Acaba de regresar de llevar a su hijo a jugar a fútbol a Chirivel. Por encima de todo quiere recuperar la normalidad cuanto antes, sus hijos necesitan que todo vuelva a ser como era. "Por favor, no me haga fotografías, no quiero que mis hijos me vean en los periódicos. Si he salido en alguno es porque en ese momento no lo he podido evitar, o no he pensado en ello".

"No se lo deseo a nadie, lo que estamos pasando, la verdad, es que lo deberían pasar otros, aunque ni siquiera quiero pensar en eso. Todavía no me explico como han podido hacer una cosa semejante con mi marido, con sus compañeros, gente muy normal muy sencilla".

A María Dolores, a Lola, le cuesta aguantar el llanto. El nudo en la garganta interrumpe a veces la conversación. "Yo soy fuerte, soy el pilar de mi casa, lo que necesiten mi marido y mis hijos ahí estoy, pero esto es tan fuerte que a veces pienso que me van a fallar las fuerzas. Cuando vinieron a registrar mi casa, los niños estaban en el coche de su padre. Lo detuvieron allí mismo, yo les dije que pasaran y que miraran y se llevaran lo que quisieran. Como me tenía que ir a Almería le pedí a Rafael, el abogado, que se quedara en la casa".

Los nervios hacen que Lola se alise el pelo. Son tics inevitables que cesarán cuando este asunto sea menos doloroso que hoy. "Mi marido siempre ha sido honrado. Si hay algo mal será por descuido, porque para eso están los técnicos. ¿Por qué lo someten a esta persecución? Si es por la política, eso no es hacer política, eso es usar el poder de mala manera". Cambia unas palabras con unas amigas acerca de cómo les está afectando todo este asunto. Ante las lágrimas que le salen, las otras mujeres le proporcionan afecto y ánimo "de verdad lo que quiero es que usted ponga en el periódico lo que le estoy diciendo, porque hay otros que si digo blanco ponen negro y ya lo que nos faltaba es que pusieran en nuestras bocas cosas que no hemos dicho, por favor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios