¿Tomates o viviendas para la Vega de Allá?

  • Megino quiere que el Ministerio le aclare cómo afectará la nueva denominación al urbanismo

El Ayuntamiento de Almería tiene previsto dirigirse al Ministerio de Agricultura para conocer la incidencia de la Indicación Geográfica Protegida del Tomate La Cañada-Níjar en el futuro crecimiento, publicada en el Boletín Oficial del Estado el pasado día 5.

El concejal de Urbanismo, Juan Megino, recuerda que no sólo afecta a la capital sino también a los municipios de Huércal de Almería, Pechina y Viator, que suman un total de 16.974 hectáreas de protección. En la capital, la delimitación llega desde la Juaida al norte hasta La Cañada por el levante, el río Andarax por poniente y la playa de El Alquián por el sur, que corresponde prácticamente a los terrenos de crecimiento urbano previsto para la Vega de Allá y las barriadas.

Megino expresó su voluntad de "hacer que sea compatible el desarrollo de futuro de la ciudad con el agrícola". En este sentido, recordó que existen un total de 2.000 hectáreas planeadas con una finalidad agrícola en el nuevo PGOU, "aunque no en las actuales ubicaciones, sino más al norte". Así, ironizó el edil con la posibilidad de que los futuros agricultores "puedan seguir con sus plantaciones o invernaderos en la Vega de Allá, aunque tengan que vivir en otros muncipios".

Una nueva limitación, además de las ya impuestas por el aeropuerto, gasoducto, autovía o ave, suponen "un aspecto muy negativo para la ciudad, sobre todo, porque se suma a la pérdida de capitalidad que ya se está produciendo", según el edil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios