Vecinos claman contra la Delegación de Cultura por no proteger la Iglesia

  • La plataforma Pro Iglesia de San Sebastián ha pedido la dimisión de la delegada, Ana Celia Soler, y de los técnicos que elaboran los informes · Señalan que "estamos en manos de gente no cualificada"

Tres años lleva la plataforma Pro Iglesia de San Sebastián solicitando que el templo adquiera la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC), con la consiguiente negativa por parte de la Consejería de Cultura.

Ante el último informe de respuesta de la delegada de Cultura, Ana Celia Soler, la plataforma ha pedido la dimisión tanto de la delegada como de los técnicos, "consideramos que estamos en manos de gente no cualificada" ha señalado Andrés García Ibáñez, presidente de la plataforma. Por segunda vez se ha pedido la incoación del expediente, que se realizó a finales de enero.

La catalogación como BIC se ha pedido públicamente en muchas ocasiones y por escrito otras tantas. De hecho la primera se hizo hace tres años, cuando se fundó la plataforma, ya que el inmueble no tenía ningún tipo de protección. En esa ocasión solo se consiguió que la Iglesia de San Sebastián cuente con el grado mínimo de protección y por tanto esté inscrita con carácter genérico en el catálogo de patrimonio. En este sentido el edifico está protegido en su interior pero no le salva de la amenaza continua que sufre en el exterior. Según la plataforma, formada por gente de prestigio dentro del mundo de la cultura y del arte, esta protección es insuficiente y no se corresponde con la calidad y la categoría que posee realmente la Iglesia.

El edificio cuenta con una casa adosada en una de las fachadas posteriores. Actualmente la misma ha elevado su altura sin que la plataforma haya conseguido que el Ayuntamiento o la Consejería consigan paralizar la obra. La elevación de la casa ocultan aún más el aspecto exterior del templo.

Hace un año la Academia de San Fernando solicitó por escrito a la delegada la declaración BIC del edificio sin que se consiguiera nada. Ana Celia Soler señalaba entonces que sus técnicos tenían la última palabra por encima de los académicos de la institución.

Según el informe de respuesta de la Consejería, la Iglesia de San Sebastián "carece de elementos singulares que hagan necesario el reconocimiento del inmueble como Bien de Interés Cultural". Además se concreta que en su arquitectura no se observan elementos básicos de la arquitectura clasicista y que si poseen otros inmuebles clasificados como BIC. El texto añade que el edificio carece de bienes inmuebles destacables desde el punto de vista de la estética neoclásica. Por tanto la Consejería de Cultura considera que la categoría que posee el mismo es la adecuada teniendo en cuenta los elementos que la conforman.

La Iglesia de San Sebastián fue una obra de Ventura Rodríguez diseñada para que fuera exenta y sin ninguna otra construcción adherida a la misma. Recientemente, y tras varios estudios, se ha descubierto la extraordinaria simbología que esconde basada principalmente en el número siete. Además cuenta con un entablamento completo de cornisa, friso y arquitrabe, que recorre todo el perímetro exterior del edificio y que lo remata. "Las personas que hayan redactado el documento demuestran una ignorancia alármente en cuestiones elementales", como tal dice el manifiesto presentado por la plataforma en respuesta a la decisión de Cultura.

Desde la plataforma señalan que seguirán luchando y trabajando por que la Iglesia consiga el grado que le corresponde. De momento han pedido la dimisión de la delegada pero señalan que se pueden producir otro tipo de medidas a titulo personal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios