Vícar, Albox y Cuevas ya tienen una 'hoja de ruta' ante una catástrofe

  • Los tres municipios han aprobado un Plan de Emergencias Municipal que marca los mecanismos de actuación y coordinación para actuar de forma rápida y eficiente ante catástrofes como la de El Realengo

El grave accidente que provocó la muerte en la pedanía de El Realengo en Cuevas del Almanzora el pasado mes de octubre por el derrumbe de una ladera sobre varias casas-cueva ha acelerado las gestiones en diversos ayuntamientos para la puesta en marcha de un Plan de Emergencias Municipal. Una hoja de ruta que desgrana que hacer en caso de una catástrofe como la que aconteció en la barriada cueva y que aún sigue presente en la cabeza de muchos vecinos. Dicho documento tiene carácter de plan territorial de emergencia y constituye el instrumento normativo mediante el que se establece el sistema orgánico y funcional, así como los mecanismos de actuación y coordinación, para hacer frente con carácter general a las emergencias que se puedan presentar en el ámbito del término municipal de cada una de las localidades.

Vícar, Albox y ahora también Cuevas del Almanzora en estas últimas semanas se han puesto las pilas y ya han aprobado en sus respectivas sesiones plenarias sus planes de emergencia.

En el caso de los municipios cuevano o el vicario, son los propios alcaldes, Jesús Caicedo y Antonio Bonilla respectivamente, los máximos responsables en dirigir su desarrollo y aplicación.

Bonilla explica que "el plan tiene un ámbito de actuación sobre varias carreteras con riesgo de inundación, como son las del Sector II, III y IV, del antiguo IRYDA, por salida de la rambla del Cañuelo, así como la Avenida del Prado, donde son frecuentes los cortes al tráfico, además del riesgo sísmico, donde se fija una peligrosidad sísmica en un retorno de 975 años de nivel 7-8 y para un retorno de 475 años para un nivel 7". Igualmente en el citado plan se indican los puntos más conflictivos en un incendio forestal, en este caso se contemplan como zonas a tener en cuenta el norte de la Nacional 340, el este hasta el límite con el término de Roquetas de Mar, hacia el sur, El Solanillo, Roquetas de Mar y La Mojonera, y al oeste con este último municipio.

En ambos ayuntamientos ya se han remitido los planes a la Comisión de Protección Civil de Andalucía para su definitiva homologación, órgano encargado de dar el visto bueno. Una homologación que si ha obtenido hace unas semanas el Ayuntamiento de Albox tal y como ha confirmado a este periódico su regidor, José García, que recogió la certificación de manos del viceconsejero de Gobernación y Justicia de la Junta.

García señala que para la elaboración se crearon varios mapas de posibles riesgos en el término municipal como, por ejemplo, zonas de incendio o inundaciones. A ello se sumó, la identificación de los riesgos, la valoración de los mismos, así como el conocimiento de las zonas vulnerables. Dicho Plan establece, asimismo, un organigrama para la coordinación de las posibles actuaciones. "En concreto, se establece la localización de un Centro de Coordinación de las Emergencias Municipales, el cual está integrado por el director del Plan, el comité asesor y el gabinete de información. A ello se sumará un Centro de Coordinación Operativa Local que organizará los diversos servicios, es decir; contra incendio y salvamento, seguridad, servicio sanitario, además del apoyo logístico y la acción social", apunta.

El regidor albojense resume a la perfección la esencia de este tipo de protocolos: "El objetivo prioritario es localizar y posteriormente controlar una situación de emergencia en la mayor brevedad posible y de manera coordinada. Nuestro propósito es que cada persona sepa perfectamente cual es su cometido en una posible situación de emergencia".

Por esta razón, ayuntamientos como el de Vícar fija los tramos con un mayor índice de accidentes de tráfico de transportes de mercancías peligrosas y recoge las zonas, sectores y edificios cuya situación de emergencia se considera especialmente vulnerables como pueden ser centros de salud, educativos, polideportivos, patrimonio cultural, instalaciones y redes de distribución de agua, puertos, parajes naturales o centros de redes de telecomunicaciones.

Un documento que también estipula la colaboración entre el Ayuntamiento, la Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil, bomberos y efectivos sanitarios. De esta manera la efectividad y la celeridad juegan a favor para llegar a buen puerto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios