La Villa de Gádor celebra más de dos siglos con una identidad propia

  • El párroco de Gádor, Victoriano Montoya Villegas, conferenciante de esta edición, fue el encargado, junto al alcalde de la Villa, Eugenio Gonzalvez, de la tradicional ofrenda floral ante el monumento a la Constitución

La Villa de Gádor conmemoró este lunes, como cada 15 de abril desde hace ya cerca de dos década, los 213 años que lleva ya separada de la capital almeriense, en lo que se conoce como el Día del Privilegio cuando el Rey Carlos IV en el año 1800 concedió la Real Cédula del Privilegio de Villazgo al lugar de Gádor. En dicho Privilegio, el municipio quedó declarado como Villa de por sí y sobre sí, tal y como reza en su Escudo Municipal. Desde entonces, la historia de esta localidad del Bajo Andarax ya no volvió a ser igual al dejar de depender de Almería, para tener una identidad propia y única.

Un día histórico para el municipio cuyo actos institucionales se iniciaban con una conferencia a los vecinos de la villa, que en esta ocasión ha tenido como protagonista al Canónigo Adjunto al Prefecto de la Liturgia, Archivero de la Curia y Párroco de la Villa de Gádor, Victoriano Montoya Villegas.

El alcalde de Gádor, Eugenio Gonzálvez, abría el acto destacando la importancia del Día del Privilegio, por tratarse del Día de la Villa. "Un día grande para todos los gadorenses -dijo- en el que celebramos, que conseguimos la mayoría de edad respecto a la capital y comenzamos a caminar como pueblo con identidad propia y que permitió que los gadorenses fuéramos dueños de nuestro futuro".

"Es por ello -añadió Gonzálvez--, que este sencillo, pero emotivo acto con el que conmemoramos nuestra andadura como pueblo independiente de la capitalidad de Almería, no tiene otro objetivo que profundizar en nuestras raíces, en nuestra historia y en nuestras tradiciones populares".

Acto seguido tomó la palabra el doctor Victoriano Montoya, párroco de Gádor, al que el alcalde agradeció en nombre de los gadorenses que haya aceptado la invitación para pronunciar la conferencia del Día del Privilegio y al que presentó destacando su trayectoria sacerdotal y humana, que le han convertido en el tiempo que lleva al frente de la parroquia gadorense en un referente espiritual y ejemplo de servicio y entrega a los demás.

El párroco de Gádor, Victoriano Montoya, ha centrado su disertación en la motivación profunda que movió a aquellos gadorenses a no desfallecer hasta la consecución de lo que consideraban justo para alcanzar el bien común. "La segregación de la capital almeriense, el autogobierno, la autorregulación de los bienes naturales que nacen de la concesión del privilegio de villazgo, no eran -dijo- un fin en sí mismo, sino tan solo un medio para alcanzar el verdadero objetivo de lograr el bien común".

Precisamente sobre política y bien común ha versado su intervención Victoriano Montoya abordando ambos aspectos desde un punto de vista ético, filosófico y teológico, que ha arrancado en Aristóteles y Santo Tomas, pasando por Maritain y concluyendo con Juan Pablo II o Benedicto XVI, para concluir señalando, que "la puesta en práctica del bien común en la política exige una visión conjunta de los problemas y la consideración de los efectos de esas políticas sobre los ciudadanos, que no puede ser impuesta"

"El bien común -concluyó--no puede ser garantizado por las estructuras políticas, económicas o técnicas si no se apoya en la responsabilidad de las personas y las instituciones", por lo hizo una llamada a todos a asumir sus responsabilidades comunes.

Al término de la conferencia, Victoriano Montoya, siguiendo el Reglamento de Honores y Distinciones, ha recibido de manos del alcalde la figura del Naranjero, símbolo de Gádor y el escudo de oro de la villa y todos en pie han escuchado el himno de Gádor.

Tras el acto de teatralización de tan insigne acontecimiento, dos jóvenes gadorenses, María del Mar Salinas y Begoña Almansa, ataviadas con los trajes típicos de la villa, han bailado en la plaza ante los asistentes el "Fandanguillo de Almería" y la Asociación Musical Villa de Gádor y la Banda Juvenil han interpretado los himnos de Gádor y España, a cuyo término se han lanzado cohetes, como colofón a los actos conmemorativos del Día del Privilegio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios