El absentismo escolar se ha reducido en los últimos años hasta el 1,5%

  • El Ayuntamiento de Vícar lleva a cabo un programa para prevenir y actuar en los casos que se dan en los centros educativos del municipio

El Ayuntamiento de Vícar está llevando a cabo desde hace varios años una actuación global para reducir al máximo posible el absentismo escolar entre los alumnos de la enseñanza obligatoria. Y ha logrado que actualmente la no asistencia a clase sea algo habitual sólo en el 1,5% de los alumnos de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria que asisten a los centros educativos vicarios.

Además de los propios recursos municipales, el consistorio recibe ayuda económica de la Junta de Andalucía, como los 4.800 euros otorgados por la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte en Almería. Es una subvención perteneciente a las ayudas económicas concedidas a entidades locales para realizar actuaciones para la prevención, seguimiento y control del absentismo escolar, así como la atención al alumnado inmigrante, durante el curso 2014/2015.

Clementina Ortiz es la concejal de Servicios Sociales y Familia, a cuya área de Atención a la Familia, Infancia y Adolescencia pertenece el Programa de Absentismo Escolar. Explica que se actúa con todos los actores de la comunidad educativa: docentes, padres y los propios alumnos. Y que "estamos muy satisfechos con los resultados que estamos obteniendo. Hemos logrado reducir mucho el número de casos y actualmente no supera el 1,5%, aunque hay un par de zonas del municipio, en el Cosario y La Gangosa, donde el absentismo escolar es más elevado que en el resto. En Secundaria la media es de ese uno y medio por ciento y en Primaria no llega al uno por ciento de los alumnos".

El ayuntamiento dispone de dos educadoras que hacen el seguimiento de los casos para actuar cuando uno de esos niños vuelve a protagonizar un periodo de tiempo de no asistencia a clase. Profesionales que están en permanente contacto con los centros educativos y las familias para que la actuación sea global y colaborativa, lo que favorece su éxito.

En el ámbito de la prevención, dentro de la Escuela de Familias puesta en marcha por el consistorio; se ofrece formación a los padres en esta materia, "haciéndoles ver lo importante que es que sus hijos acudan todos los días a su centro educativo".

También actúa en este sentido la Policía Local, cuyos agentes están alerta durante el horario lectivo para comprobar que en el entorno de los centros educativos no haya alumnos que se han ausentado de clase. Cuando encuentran a uno llaman al centro para que éste se ponga en contacto con la familia y se actúe para evitar que esa conducta vuelva a repetirse.

Cuando un niño empieza a faltar a clase de manera injustificada, desde el cuerpo docente del centro educativo se avisa a los servicios sociales y las dos educadoras ponen en marcha el protocolo de actuación del Programa de Absentismo Escolar. Comienza entonces la actuación global encaminada a que ese alumno deje de faltar a clase y se conciencie de lo imprescindible que es continuar con normalidad su carrera educativa.

Actualmente, el ayuntamiento ha enviado un monitor a la zona de La Finilla, en el núcleo urbano de El Cosario, para que acompañe a los alumnos en su trayecto de las casas al centro escolar. El objetivo es "estar encima de los alumnos para evitar que no lleguen al colegio o al instituto. Es una zona donde el absentismo es mayor, sobre todo en los vecinos de etnia gitana; así que hemos decidido que durante un tiempo ese monitor vaya todos los días".

Como sucede en la mayoría de municipios de la provincia, el mayor índice de absentismo se da entre el colectivo de los alumnos de etnia gitana y entre los hijos de inmigrantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios