Ser acompañante de un hospitalizado una semana cuesta hasta 200 euros

  • Comidas, transportes y poder ver la televisión, los principales desembolsos

La Sanidad Pública ofrece asistencia gratuita a todas las personas que necesiten cualquier tratamiento o atención. Y por consiguiente, al contrario de lo que ocurre en otros países, las hospitalizaciones, siempre y cuando no se opte por una clínica privada, no suponen gasto alguno. Al menos para el enfermo.

Sin embargo, este régimen gratuito no llega aún hasta lo familiares que acompañan al paciente durante su estancia en el hospital, es más, la situación es totalmente diferente. Tanto es así que pasar una semana con un familiar hospitalizado supone un coste de unos 200 euros de media. Sólo el simple hecho de querer ver la televisión parece que se ha convertido en un servicio de lujo. Hay que tener en cuenta que hay enfermos que se pueden tirar meses postrados en una cama del hospital, dependiendo de la patología.

Pero otro de los gastos principales e imprescindibles es el de las comidas. Hace unos años, los hospitales ofrecían gratuitamente al acompañante un menú similar al del enfermo. Pero el Servicio Andaluz de Salud decidió cortar el grifo de una vez por todas y eliminar este detalle que, al año, supone miles y miles de euros para los presupuestos sanitarios. Se han ahorrado una buena cifra con esta medida. Las cafeterías de los hospitales son ahora la opción más demandada por los familiares de los internos. No hay más que visitar un día laborable la cafetería de Torrecárdenas para constatar el dato. Los camareros no dan basto, siempre hay gente.

En la cafetería de Torrecárdenas, un almuerzo cuesta 6,25 euros, más o menos lo que suele costar en cualquier otro restaurante donde se sirvan diariamente menús. Por este dinero se tiene derecho a primer y segundo plato, bebida, pan y postre o café. El desayuno cuesta 1,40 euros, mientras que una sencilla cena a base de bocadillo y bebida sale por 4,5 euros, aunque si se opta por un menú el precio es el mismo que al mediodía. Sólo en comer, el familiar suele gastarse algo más de 14 euros al día, que a la semana son 98 euros, o incluso cien euros si sumamos los cafés, botellas de agua o las meriendas.

El gasto menos imprescindible pero igualmente habitual es el pago para poder disfrutar de unas horas de la televisión. En el Complejo Hospitalario Torrecárdenas de Almería los televisores funcionan con monedas. A la semana, poder ver un informativo o una película para aliviar la espera junto a la cama del enfermo cuesta más de 21 euros. Parece que ver la televisión es ahora un lujo.

También el desplazamiento hacia el hospital supone un buen pico, alrededor de unos 12,60 euros semanales, al que se suman los gastos en llamadas de teléfono, que suponen una media de 21 euros semanales (todo ello sin incluir en este apartado las facturas de los móviles, que suelen pegar una importante subida cuando un familiar se encuentra hospitalizado).

Sin excederse y sólo cubriendo las necesidades básicas, el familiar suele gastarse en un día como acompañante de un enfermo hospitalizado unos 25 euros.

No obstante, estas cifras son muy relativas y todo cambia según las necesidades del enfermo y del familiar. Por ejemplo, la cantidad puede multiplicarse si se decide contratar a una persona para que pase las noches en el hospital al cuidado del paciente.

Las acompañantes nocturnas se pagan en Almería a unos 60 euros la noche como mínimo. La jornada pasa a costar entonces unos 85 euros, mientras que la semana asciende a los 595 euros. Eso si se encuentra a alguien dispuesto a pasar toda una noche atendiendo a las quejas del enfermo. En la capital es cada vez más difícil hacerse con un cuidador o cuidadora. Según han manifestado algunos familiares a este periódico, por su experiencia, la alternativa más recomendable es ponerse en contacto con una empresa de limpieza. Suelen ser mujeres de mediana edad, la mayoría inmigrantes, las más interesadas en realizar este tipo de trabajos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios