El ex alcalde no informó de los presupuestos de 2002 a 2004 a la Cámara de Cuentas

  • Torres señala que esta información, revelada en un informe, "es una herencia del equipo de gobierno de Serafín Robles"

El municipio de Berja es uno de las diez a nivel andaluz de entre 10.000 y 50.000 habitantes que no rindió cuentas a la Cámara de Cuentas de Andalucía en ninguno de los tres ejercicios entre 2002 y 2004 debido a retrasos en la contabilización de las operaciones económicas o falta de aprobación de las cuentas generales formadas. "Esa fue una de las herencias que nos dejó el anterior equipo de Gobierno del socialista Serafín Robles", ha señalado el actual regidor de Berja, Antonio Torres.

En este sentido, Torres ha señalado que "nosotros tuvimos que cerrar las cuentas de 2004, 2005 y 2006 cuando llegamos al Ayuntamiento porque el anterior equipo de Gobierno no hizo su trabajo", lamenta.

El concejal de Hacienda virgitano, Domingo López, ha explicado que en la auditoría llevada a cabo por la Cámara de Cuentas para dilucidar las razones por las que el ex alcalde de Berja, Serafín Robles, no informó de las cuentas durante tres años "se informa que desde el Ayuntamiento se esgrimió que no se contaba con el personal suficiente y que no había una plaza de interventor fija".

López ha matizado además que en el caso de Berja "no es el Ayuntamiento dentro del informe de la Cámara de Cuentas que peor está" y ha señalado que "el anterior equipo de Gobierno maquilló los presupuestos y no las remitió a la Cámara de Cuentas porque habrían salido liquidaciones negativas y eso es un hándicap para el Ayuntamiento porque al año siguiente habría tenido que aprobar las cuentas con menos gastos".

Hay que recordar que el equipo de gobierno remitió recientemente una carta a todos los vecinos del municipio para informarles de las cuentas municipales a través de los datos revelados por la auditoría que el PP encargó tras las elecciones de 2007. El documento reveló que la deuda total heredada del anterior equipo de gobierno del PSOE ascendía a 8.731.008.18 euros. De este importe, 8.282.673,76 euros fueron contabilizados en la auditoría practicada al Ayuntamiento, y el resto, 448.334, fueron deudas contraídas por las anteriores corporaciones, pero que fueron reclamadas con posterioridad a la realización de la mencionada auditoría.

A los vecinos se les envió entonces un resumen de estas cuentas, donde se les explicó que, "si tenemos en cuenta que el presupuesto municipal para 2007 fue de 12.073.542,40 euros, habría que estar casi un año sin hacer absolutamente nada (ni siquiera pagar las nóminas de los trabajadores) para poder hacer frente a ella", explicó Torres.

El ente fiscalizador ha animado a los ayuntamientos a utilizar el servicio de asistencia y cooperación jurídica, económica y técnica a los municipios, que las diputaciones provinciales están obligadas a prestar, puesto que una mayor demanda de estos servicios "podría ayudar a solventar las deficiencias detectadas en la llevanza de la contabilidad y la formación y aprobación de las cuentas anuales".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios