Mojácar

Una alegación 'tumba' la ordenanza contra el botellón de forma puntual

  • Ayer se acababa el plazo de alegaciones y se presentó una lo que impide al Ayuntamiento tenerla vigente antes de la celebración de las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos

La ordenanza para evitar el denominado botellón que aprobó el pasado mes el Ayuntamiento de Mojácar no entrará en vigor antes de la celebración de las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos como era intención del Ayuntamiento. Ayer era el último día de plazo para presentar alegaciones y según ha explicado el teniente alcalde, Fernando Aparicio, "el miércoles se registró una alegación por lo que hay que debatirla en la próxima sesión plenaria".

Aparicio, que no ha querido concretar a este medio si la citada alegación corresponde a un particular o a alguna empresa, asociación u organización, señala que la alegación "trastoca el legal curso para la aprobación de la ordenanza" y no descarta que se pudiese celebrar un pleno extraordinario en las próximas semanas para no tener que esperar a la sesión ordinaria del mes de mayo.

Una fórmula política que permitiría al equipo de gobierno sacar adelante la ordenanza ya que al contar con mayoría absoluta podría rechazar de plano la alegación y aprobar ya, de manera definitiva, la normativa que sancionará a todo aquel que beba en la calle.

Hay que recordar, tal y como anunció en primicia este periódico a principios del mes de marzo, que la ordenanza sancionará con hasta 300 euros a quién beba en la calle. La sanción aumentará desde los 301 a los 10.000 euros para los que realicen una convocatoria para un botellón multitudinario a través de redes sociales. Y si se pone en riesgo la integridad física, la multa ascenderá desde los 24.000 a los 40.000 euros.

La ordenanza quiere combatir el consumo de alcohol y restringir su venta y por ello típica como sanción vender bebidas alcohólicas desde las 22:00 hasta las 08:00 horas. Una medida que también afectará a los locales de copas del municipio. Según explica el teniente alcalde "estos establecimientos tendrán hasta las dos de la mañana para dispensar bebidas alcohólicas y los fines de semana, hasta las tres". Una medida, que en cambio, no afectará a los locales que tengan la licencia ampliada y podrán dispensar bebidas hasta las seis de la mañana.

Unas medidas que pretenden combatir una actividad que provoca, sobre todo en verano, numerosos quebraderos de cabeza al Ayuntamiento de Mojácar. No en vano, en la 'Operación Verano 2012' llevada a cabo durante el periodo comprendido entre el 20 de julio y el 1 de septiembre, se formularon 2.741 denuncias por consumo de bebidas alcohólicas y concentraciones con alteración de la pacífica convivencia ciudadana. De ellas, 311 fueron infracciones por la evacuación de aguas menores en la calle.

La práctica del botellón lleva a que cada año el Ayuntamiento tenga que pedir refuerzos policiales a municipios como Níjar, Vícar, Cuevas del Almanzora, Turre o Huércal-Overa lo que le lleva a contar con hasta 85 agentes de la Policía Local -la plantilla de Mojácar la conforman unos 20-.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios