La bandera del Sáhara ondea en la Rambla en defensa de sus derechos

  • Más de tres generaciones han sido oprimidas por los intereses económicos entre España y Marruecos · La Asociación de Amigos del Sáhara se reunió ayer para dar a conocer esta injusticia

Comentarios 0

No han transcurrido ni veinticinco años desde que se desencadenó la lucha armada del pueblo saharaui. Fue un 20 de mayo de 1973, dos años antes de que Marruecos invadiera el territorio y provocase el exilio de la población hacia Argelia, una zona donde las condiciones de vida son insostenibles.

Durante aquella primavera de 1974 el Rey Juan Carlos pronunció unas palabras que, nunca mejor dicho, pasaron a la historia; porque jamás se cumplieron. "El pueblo español defenderá a los saharauis hasta la última gota de su sangre", dijo.

Dos años después, el 27 de febrero de 1976, se proclamó la República Árabe Saharaui Democrática, que significaba la soberanía del pueblo saharaui y la ilegalidad de la ocupación marroquí.

Los tiempos han cambiado desde aquel día, pero la realidad del pueblo saharaui sigue intacta, en el misma situación de aquel entonces. "La gente se está muriendo de hambre, de calor y de sed. Mientras, los gobiernos se lavan las manos y el ejército marroquí viola y tortura a nuestras mujeres y niños. Las familias están separadas por un muro de 2.000 kilómetros plagado de minas. Unos viven en los campamentos de Thinduy y dependen de la ayuda internacional y los otros son víctimas de la represión", explica Brahim Salem, uno de los numerosos saharauis que acudieron ayer a la Rambla - junto a los representantes de la Asociación de Amigos del Sáhara de Almería-, para denunciar la situación actual de los derechos humanos de su pueblo.

"Hemos sido bombardeados con fósforo blanco y bombas químicas. Nuestras familias viven bajo la amenaza policial. Violan nuestros derechos humanos y expolian nuestros recursos. Creía que con el alto el fuego de 1991 con la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental, las cosas cambiarían , ya he visto que no. Siempre ponen nuevas fechas pero Marruecos lo impide. Saben que si se celebra perderían el juicio", explica Salem, mientras prepara el té natural de su tierra.

La situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental sigue siendo un motivo de gran preocupación de la opinión pública. El bloqueo informativo, la negativa de ejercer su derecho a expresar opiniones, a crear asociaciones o celebrar reuniones son algunas de las normas que han sometido a más de tres generaciones saharauis. La estrategia dictada por el Gobierno marroquí, que vulnera los derechos humanos de forma continuada a través del encarcelamiento, las torturas a los militares saharauis, las detenciones arbitrarias, los juicios sin garantías, los allanamientos de viviendas, la presencia de la policía y el ejército en la calle o la prohibición de acceso a los territorios ocupados de delegaciones de observadores internacionales ,ha creado una nube de miedo que atormenta cada día a la población civil. "Esto sucede porque priman los intereses económicos antes que los humanos. ¿Por qué no hace España lo mismo que hizo Portugal con Timor Oriental?", se preguntaba Hoseim Alí.

Ante la gravedad de la situación, la Presidenta de Amigos del Sáhara Mireya Jiménez, acudió a la cita cargada de manifestaciones. "Debemos condenar la actuación del Gobierno Marroquí en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, exigir la libertad de los presos políticos, la presencia permanente de observadores internacionales , la publicación oficial del informe de 2006 de la Misión de la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas y cesar la venta de armas al Reino de Marruecos", denunció Jiménez, minutos después de finalizar una intervención arropada entre los colores de la bandera oficial del pueblo saharaui.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios