Los okupas del barrio de San Roque siguen a sus anchas

  • Ni el promotor ni la entidad bancaria han procedido al desalojo tres meses después de la 'invasión'

Han pasado ya tres meses y la situación de las casas ocupadas por vecinos virgitanos en el barrio de San Roque sigue exactamente igual. Así lo confirma el regidor de Berja, Antonio Torres, que explica que "el promotor no quiere saber nada de ellas por lo que en el momento en el que Cajamar proceda al embargo se va a encontrar con inquilinos".

El regidor señala que hasta el momento no ha habido ningún incidente y que los okupas no han provocado altercados en la zona. "Son familias buenas y de toda la vida que se han quedado sin trabajo" y añade que "muchas de ellas vivían con sus padres justamente enfrente".

El edificio de viviendas, ubicado en el barrio del Cerro de San Roque, uno de los más antiguos de la localidad, fue ocupado a principios del mes de enero y fue la Guardia Civil la que en un control rutinario alertó de esta ocupación indebida por parte de los vecinos.

El promotor de estas viviendas, que fueron finalizadas hace ya dos años, negoció en primera instancia con la entidad bancaria la dación en pago de los inmuebles ante la imposibilidad de venderlas pero tal y como señala el máximo responsable municipal "ahora no quiere saber nada de ellas".

En total, son una docena de familias (unas cincuenta personas entre adultos y menores) los que actualmente se encuentran ocupando las viviendas en este barrio virgitano y que, al no tener licencia de primera ocupación, carecen tanto de suministro de luz y electricidad, lo que hace aún más precaria la situación de estos okupas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios