Cuatro 'calazabas' y una retirada

  • El equipo de gobierno tumbó cuatro mociones del PSOE, entre ellas, no subir la tasa por el servicio de recaudación Alcaldes del PSOE asistieron para meter presión

No, no y no. Y así hasta en cuatro ocasiones. Y no hubo una quinta porque el PSOE decidió retirar el último de los cuatro puntos del pleno extraordinario alegando que "era mejor dejarlo para otra sesión ya que la postura del presidente hoy es muy negativa", señalaba entre risas la portavoz socialista, Esperanza Pérez. Eran ya las dos de la tarde y tras cuatro horas de sendas sesiones plenarias había que bajar ya el telón pensaría más de uno de los diputados provinciales asistentes.

El primer no del equipo de gobierno de Gabriel Amat (PP) a los socialistas llegó en la moción, dentro del pleno ordinario, que proponía impedir que los ayuntamientos de El Ejido, Adra, Níjar y Almería sean partícipes de inversiones y planes de ayudas de la Diputación hasta que no hagan frente a la deuda de más de 10 millones de euros que tienen contraída con la institución, o en su defecto, no tuviesen rubricado un convenio para formalizar un plan de pagos que permita asegurar su devolución.

El vicepresidente de la Diputación, Javier Aureliano García, explicó que "somos conscientes de la deuda de estos ayuntamientos" pero insistió en un par de ocasiones que "jamás vamos a ir en contra de ningún Consistorio de la provincia por muy grande o pequeño que sea".

En un debate cruzado entre García y Pérez, el primero informó de que "ya estamos negociando con estos municipios para llegar a acuerdos de pago que no asfixien las arcas municipales y que no redunden en un aumento de la presión fiscal a sus ciudadanos" a lo que el presidente Gabriel Amat añadió que "esos acuerdos serán pronto una realidad tras solucionar una serie de irregularidades de equipos de gobierno anteriores -en alusión al mandato del socialista Juan Carlos Usero- que nos va a costar probablemente la pérdida de 2,2 millones de euros".

Amat cerró el debate antes de la votación recordando que si aplicasen esa moción el 60% de los municipios de la provincia no recibirían ninguna inversión porque deben dinero a la Diputación. "Menos mal que no le hemos hecho caso", le recriminaba a la portavoz socialista.

Las otras tres calabazas llegaron ya en la sesión plenaria extraordinaria. Tras un breve descanso de diez minutos, comenzaba a las 12:00 horas el segundo round. Y ahí el Grupo Socialista de la Diputación no iba a estar solo. Un nutrido grupo de alcaldes del PSOE ocupaban los asientos para el público. Allí estaban el alcalde de Vícar, Antonio Bonilla, el de Lubrín, Domingo Ramos; Los Gallardos, María González; Bacares, José Segura; Albanchez, Francisco Martínez y Bayárcal, Jacinto Navarro, entre otros.

La razón de tan insigne presencia era evidente. El pleno extraordinario, solicitado por el PSOE, proponía la creación de una mesa de seguimiento formada por técnicos de la Diputación, alcaldes y diputados para estudiar una nueva tasa fiscal para los ayuntamientos por la prestación del servicio de gestión, inspección y recaudación que evitara la subida de este servicio aprobado por la institución en enero del 1% al 4%.

Aquí llegó el segundo no de la mañana. Nuevamente Amat explicó que la subida de la tasa estaba compensada por la rebaja en la aportación los Planes Provinciales a todos los municipios y que el único que no salía beneficiado, Vícar, recibiría una compensación.

El tercer no llegaba con el segundo punto del pleno extraordinario: la suspensión provisional de la subida de la citada tasa. Y el cuarto, con la petición de crear una comisión para aprobar un programa de ayuda financiera extraordinaria a los municipios. Amat recordaba que esa no era competencia de Diputación y que la institución ya había liberado varios planes de inversiones para tal fin.

El quinto no llegó. El cuarto y último punto requería solicitar al Gobierno la aplicación del IVA reducido en todas las compras de los consistorios al ser considerados como entidades de interés especial y general. Ese no se debatió tras la petición de Pérez de retirarlo. Sí se votó su anulación entre el bochorno y la sorpresa de unos y las risas de otros por el modo en el que había transcurrido el pleno. En la próxima sesión se llevará a debate. Será, con toda seguridad, otro no de Gabriel Amat.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios