La capital celebra sus 524 años como tierra católica

  • Carlos Sánchez, como concejal más joven del Ayuntamiento, paseó el Pendón desde el Ayuntamiento hasta la Catedral "El que esté en contra de este acto que no venga", dijo

Comentarios 3

Desde el año 713 al 1489, Almería fuera tierra musulmana. De este periodo se guarda una rica herencia en el lenguaje, costumbres y monumentos, como es el caso de la Alcazaba, los aljibes del Jairán e incluso el nombre de calles como Almedina, palabra de origen árabe que significa ciudad. Pero cuando los Reyes Católicos fueron forjando nuevas fronteras, algo que comenzó en 1474 , Almería estaba dentro de sus argumentos. De ahí que en 1489, la mayoría de las poblaciones almeriense firmaran su capitulación para que el gobierno de los Reyes Católicos y con ellos su cristianismo pasará, nuevamente, a formar parte del modo de vida, aunque, en un principio, se permitió la libertad religiosa.

Ayer, 26 de diciembre, justo 524 años después de que la capital se entregara, se celebró el ya conocido como Día del Pendón. En él, el Ayuntamiento realiza un acto civil y religioso en el que el Pendón (estandarte que Fernando e Isabel dejaron en la ciudad) realiza un recorrido desde el Ayuntamiento hasta la Catedral portado por el concejal más joven del Consistorio, que desde hace tres años viene siendo Carlos Sánchez, concejal de Salud y Consumo y Portavoz del equipo de gobierno.

"Afronto con mucha ilusión y responsabilidad el portar un elemento tan importante como es el Pendón de la ciudad. Estoy contento porque el tiempo nos ha respetado en un día que no deja de ser un signo de identidad de nuestra ciudad", explicó el edil, quien también se posicionó a favor de la realización de este acto en contra de lo que piensan algunas formaciones políticas, como es el caso del Partido Andalucista: "Conforme vayan pasando los años va a haber menos problemas al respecto. Las nuevas generaciones hemos nacido bajo el régimen democrático y tenemos que mirar mucho más allá de lo que miran otros. Es un día que no debe conllevar ninguna discrepancia ni ninguna lucha ideológica porque va mucho más allá, es un día histórico, no hay que entrar en disputas estériles. Esto es como todo, al que no le guste que no venga".

En la misma línea se situó el alcalde de la ciudad, Luis Rogelio Rodríguez Comendador: "Es el recuerdo de una fecha histórica para la ciudad de Almería, con el significado que tiene y con la trascedencia que tiene. A partir de ahí, el que quiera arrimar el ascua a una sardina u otra puede hacerlo, pero esto no es ni más ni menos que una conmemoración de una fecha histórica, y la historia, para bien o para mal, está ahí y no se puede cambiar para gusto del consumidor, como otros pretenden cambiarla en algunos puntos de España".

El Partido Regionalista por Andalucía Oriental (PRAO) también defiende la fórmula mediante la cual Almería se adhirió al reinado de los Reyes Católicos. Así lo expresa Juan Miguel Galdeano, su secretario general: "La Toma de Almería no fue ningún acto militar ni racista, ni siquiera intolerante. Se realizó de forma pacífica, sin derramamiento de sangre, mediante capitulaciones. Hipocresía de los andalucistas, que piden eliminar las costumbres almerienses, pero que se callan ante la Fiesta de San Clemente, que celebra la Toma de Sevilla".

En cuanto al acto, para comenzar, Rodríguez Comendador pidió el juramento por tres veces al concejal, descendiendo el Pendón desde el balcón mientras que la Banda de Música interpretaba el Himno Nacional. Presidida por el alcalde, la comitiva se dirigió a la Catedral donde se celebró la tradicional Acción de Gracias, prólogo de la breve procesión que culminaría, de nuevo, en la Catedral, para una Misa Solemne presidida por el Obispo.

Finalizado el acto religioso, los asistentes se dirigieron a la Plaza Vieja, donde un año más se renovó el gesto de la tremolación por tres veces de la enseña a manos del alcalde de la ciudad: "Almería por Andalucía, por España, por los Reyes Católicos y la integración de todos los pueblos". A la celebración del Día del Pendón acudieron todos los concejales del Ayuntamiento de Almería, el presidente de Diputación, Gabriel Amat, y el vicepresidente, Javier Aureliano García, además de otros representantes del PP como Javier Arenas, así como representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Legión, que estuvo presente con dos oficiales, que fueron portadores de borlas del Pendón, un suboficial, responsable de guardia de honor y una escuadra de gastadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios