En la capital se tratan las aguas con ozono

  • La molécula con carácter oxidante elimina virus, bacterias y otros microorganismos

Comentarios 1

Miembros del grupo de investigación de la UAL que dirige Amadeo Rodríguez, recordaron que en el termino municipal de Almería se tratan todas las aguas residuales para evitar su vertido al mar. Incluso después de ese tratamiento se reutilizan, tras su depuración terciaria con ozono, en la agricultura, en el riego de zonas verdes y en el mantenimiento de varios ecosistemas.

La depuración afecta tanto a las aguas residuales de naturaleza doméstica, que se llevan la mayor parte de las labores de tratamiento, como a las aguas residuales de carácter industrial, que constituyen un mínimo porcentaje debido al tejido económico de la ciudad.

Almería cuenta con más de una veintena de depuradoras. En estas se aplica el tratamiento de las aguas residuales con ozono. Para esto, en primer instancia "se realiza el tratamiento secundario habitual que comprende la eliminación de materias gruesas por rastrillado, eliminación de arenas y espumas, y sedimentación en decantadores para la separación de lodos. Los lodos se degradan mediante la fermentación y se puede emplear en la elaboración de abonos, y los gases desprendidos se queman y se pueden utilizar como combustibles", según detallaron los expertos.

Las aguas residuales pueden contener objetos que estropearían todo el proceso siguiente. Dichos objetos se quitan en unas barras de metal para evitar que los objetos continúen avanzando. Después de este paso, miembros del grupo de investigación apuntaron que "se sigue sometiendo al agua a otros procesos para seguir eliminando los objetos, como por ejemplo pasarla por una especie de trituradora. Posteriormente se realiza el tratamiento terciario con ozono, una molécula de carácter oxidante formada por tres átomos de oxígeno. Su uso se ha ido generalizando con el paso del tiempo en la desinfección de aguas, área donde muestra gran eficacia. Sus principales ventajas son entre otras que no deja residuos químicos y no confiere aromas u olores particulares al producto final, como ocurre con otros desinfectantes como el hipoclorito". El regado con sistemas de agua ozonizada consiste básicamente en una mayor aportación de oxígeno a la raíz llegando libre de virus, bacterias, hongos, algas, esporas y cualquier otro microorganismo, por lo que se logra un crecimiento mucho más rápido de lo habitual, con más viveza y fuerza así como más productividad.

Resulta muy beneficioso para el riego por ejemplo de árboles frutales, viñedos, y cultivos en general logrando la prevención de enfermedades en las plantas tales como es el caso del virus de la cuchara. Otra de las consecuencia que hay que destacar del ozono es la que redunda en la calidad del sabor de los productos que contendrán, por efecto del riego ozonizado, una mayor cantidad de azúcares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios