La 'catedral' de Almería está en El Puche

  • Los fieles y el párroco de la humilde parroquia hacen que la misma resulte 'entrañable' para los visitantes

Comentarios 0

Probablemente la iglesia de El Puche sea de las pocas en la provincia donde no se va a oír misa, sino a ser parte de la misma. Tanto los feligreses como el párroco, Jesús Miguel Hurtado, consiguen crear un ambiente familiar y abierto donde caben todas las opiniones, propuestas y oraciones de los fieles. El día de ayer, además, fue muy especial para la pareja formada por Pedro Antonio Sánchez y María Fuentes, que celebraron sus 25 años de casados y recibieron regalos y el más cálido aplauso de los presentes.

Dice un conocido dicho que la belleza se encuentra en el interior, y en el caso de este humilde templo se cumple al cien por cien. La calidez en la acogida que se respira en el interior, únicamente ornamentado por una imagen de la Virgen y un Cristo crucificado, no corresponde con la extrema sencillez externa. O tal vez sí.

A los feligreses les gusta así. "Para nosotros es como la catedral de Almería", explicó Hurtado que en esta ocasión ha estado acompañado por Manuel Martínez, un sacerdote veterano de El Puche, que estuvo allí diciendo misa durante 15 años, antes de marchar a Córdoba. "Aunque es necesaria una iglesia nueva en el barrio porque no tenemos sitio para dar catecismo, no podemos decir que esta sea fea", afirmó el párroco para quien el templo es "bello, sencillo pero aún así embellecido". "Todo el que quiera está invitado a pasar por aquí cualquier domingo y comprobar cómo se vive la misa en el barrio", manifestó Hurtado.

Quien se haga eco de la invitación podrá comprobar que en un ambiente familiar y tranquilo, donde todos se conocen, viven la misa como si fuera propia. El sacerdote deja a un lado el púlpito y se integra entre los feligreses. Cantan y se dan la mano, comparten inquietudes y oraciones, reciben el abrazo de paz por parte de los dos oficiantes de la Eucaristía... Además de la participación del cura a la hora de las peticiones y de la homilía, los feligreses exponen sus problemas y piden solución para las guerras que "asolan el mundo". Las misas se convierten en una fiesta para los fieles que cuentan con la ayuda de dos guitarristas y un órgano para dar más vida a la ceremonia.

"No es cierto que sea fea, cada cual tiene su punto de vista", aseguró una de las feligresas que colabora con Caritas, "a nosotros nos parece preciosa". Pedro Antonio Sánchez, que celebró sus 25 años de casado, recordó a "las personas que ya no están, que nos ayudaron" y pidió para la iglesia "más consideración porque para nosotros es lo más grande que hay". En estos momentos, el Obispado planea la construcción de un nuevo templo en el barrio, que mejore las actuales instalaciones, de modo que disponga de salas para poder dar clases de catequesis y acoger a un gran número de niños. Para ellos también hay una misa especial, los sábados, y Hurtado ha asegurado que acuden aproximadamente unos 30 niños que participan de la misma con igual intensidad que los mayores. Pese a que muchos la ven antiestética, la iglesia del barrio de El Puche, para sus feligreses, "es la catedral de Almería".

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios