El celador de Albox fue agredido con una silla de ruedas por una receta

  • El joven le agarró por el cuello y hubo de llamarse a la Policía para reducirlo

El pasado lunes, se producía una nueva agresión a un sanitario en la provincia. Los hechos sucedían poco después de la una del mediodía, cuando un joven de unos treinta años de edad entró en el Centro de Salud de Albox y se dirigió directamente al mostrador de atención al público, con la intención de visar unas recetas. El celador le informó que tendría que quedarse con las recetas y en dos días podría volver a por ellas ya selladas. Muy alterado y con síntomas de nerviosismo según los numerosos testigos de los hechos, el usuario se negó, y a pesar de las explicaciones del trabajador, este de forma reiterada demandó al sanitario que las recetas tenían que sellárselas de inmediato. Según los testigos, sin explicación alguna, el joven dio la vuelta al mostrador y le arrojó una silla de ruedas que había en el lugar. No contento con esto, consiguió arrinconar al sanitario y cogerlo por el cuello, a pesar de que este tenía un bastón para intentar protegerse. Fueron las compañeras administrativas, quienes ante los gritos y el revuelo que se produjo en la entrada del centro de salud, llamaron a la Policía Local, e inmediatamente acudieron a separar al agresor de su compañero.

Cervicalgía, heridas y contusiones en el cuello han sido las consecuencias para este trabajador tras la agresión, que fue atendido de las lesiones por uno de sus compañeros. Además, el trabajador está recibiendo asistencia psicológica y se encuentra a día de hoy de baja laboral.

Dos días después de lo sucedido, los compañeros del centro de salud, quienes aseguran no recordar una situación similar, a pesar de no querer hacer ninguna declaración pública, si han querido denunciar algunos de ellos, "la situación de indefensión que en ocasiones se produce ante este tipo de situaciones".

Insisten en que los trabajadores, muchos de ellos con años de experiencia, tras actos de este tipo se enfrentan de nuevo a su trabajo con secuelas. "A veces los pacientes no piensan que somos personas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios