Los ciudadanos capean la crisis para apoyar el proyecto 'Vacaciones en Paz'

  • Las familias de acogida de niños saharauis han organizado una comida benéfica

"Son tiempos difíciles para todos, para ellos aún más". Con este eslogan, un grupo de familias de acogida de niños saharauis de Albox organizaban el pasado domingo una comida benéfica en el Hotel-Restaurante La Parrilla de la localidad. El objetivo no era otro que recaudar fondos para el programa Vacaciones en Paz que lleva a cabo cada año la Asociación Amigos del Sahara de Almería.

Gracias a este programa, cien niños de edades comprendidas entre siete y doce años pasan los meses de verano, extremadamente calurosos en el Sahara, entre nosotros. Durante esta estancia, además, son objeto de revisiones médicas; oftalmología, pediatría, odontología, y demás, y en algunos casos incluso intervenciones quirúrgicas difícilmente realizables en los campamentos de refugiados donde viven.

Vacaciones en Paz, es un proyecto que tradicionalmente ha contado con aportaciones de distintas administraciones, apoyo que en la actualidad se ha reducido de forma considerable, o ha sido eliminado completamente. El presupuesto para que 100 niños puedan disfrutar de sus vacaciones entre nosotros, son 75.000 euros, y administraciones públicas como la Diputación o ayuntamientos, han recortado su partida para este proyecto, hasta el punto tal que todo apunta que incluso la Diputación este año no colaborará con el programa Vacaciones en Paz. Por eso, actividades como la organizada, son esenciales para poder financiar el elevado coste de los viajes desde el desierto argelino.

La comida fue todo un éxito de participación. Más de ciento treinta personas acudieron a la llamada solidaria, a través de un almuerzo en el que se han realizado diferentes sorteos de productos y regalos donados por numerosos comercios albojenses. Además se han recibido donativos de muchas personas que han querido mostrar su compromiso con los niños saharauis.

Desde la organización quieren "expresar nuestro agradecimiento a los asistentes, a los comercios colaboradores y muy especialmente a todas las familias de Almería que acogen niños. La acogida supone un esfuerzo, tanto económico como de tiempo, que es digno de admirar. La recompensa también es grande, sin duda, es una experiencia que marca a la familia de acogida para toda la vida" explica María del Mar Alfonso, una de las familias de acogida y promotores de la comida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios