El comercio tradicional sigue vivo

  • Una temporada más, las rebajas de enero no han sido las mejores para los empresarios locales, aunque ha habido un leve repunte Nuevo éxito el fin de semana pasado del 'Mercado de Saldos'

El comercio tradicional sigue resistiendo la crisis por la que atraviesa en los últimos años. De nuevo, la temporada de invierno no ha vuelto a ser la mejor para los comerciantes del municipio, que continúan luchando por poner en valor sus productos frente a las grandes superficies.

Pese a una mínima mejoría en la temporada de rebajas invernal, debido en gran parte a su adelanto con ofertas entre el 20 y el 30% antes del 7 de enero, la entrada tardía del frío este año ha repercutido negativamente, tal y como asegura Azucena Sabio, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Roquetas de Mar Acer.

"Ha vuelto a ser un invierno malo en ventas, peor de lo esperado, porque ha tardado mucho el invierno en entrar. Así, la gente ha aprovechado más el periodo de promociones previo a las rebajas que nos vimos obligados a establecer", explica la presidenta que, aun así reconoce que, este periodo de rebajas ha sido algo mejor que los anteriores. Un periodo que comenzó antes de lo previsto "para competir con las grandes superficies, ya que ellos cada vez comienzan con descuentos antes y nosotros no nos podemos quedar de brazos cruzados".

Aún quedan algunas semanas para hacer balance de esta temporada, y por eso, desde la Asociación son precavidos y no se aventuran a señalar que esta campaña invernal ha sido mejor que las anteriores y prefieren esperar a que acabe para hacer un balance más riguroso. Mientras tanto, los comerciantes, representados por su Asociación no paran y es que a falta de ventas reales que palien esta situación difícil, se han propuesto ensalzar el comercio tradicional y recuperar entre los vecinos el hueco que nunca debió perder.

Las iniciativas han abundado en los últimos tiempos y parece que van teniendo resultado. El objetivo: demostrar que la calidad de los productos en el comercio de barrio nada tiene que envidiar a las grandes superficies y franquicias. Y eso sin entrar en detalles como el trato y la cercanía de cara al público, al vecino, que dispensan estos profesionales.

El pasado sábado, 7 de febrero, se celebró el Mercado de Saldos, frente al auditorio. Un nuevo evento, que se celebra tras cada temporada de rebajas y donde los comerciantes tuvieron la oportunidad de ofrecer, a precio de saldo, esos artículos que han quedado en el stock. Una herramienta más para seguir creciendo, para llegar a los vecinos, que para hacer caja.

En este sentido, el pasado mes de diciembre, antes del periodo tradicional de descuentos de enero, se celebró la segunda Expo en el Pabellón Infanta Cristina, que un año después volvió a ser un éxito tanto de participación de comercios, que rondaron el medio centenar de puestos, como de visitas. Todo ello para seguir luchando y hacer crecer un comercio tradicional que está muy vivo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios