Nombramiento Adelaida de la Calle, nueva presidenta de la Corporación Tecnológica de Andalucía

"Es una competición que se puede volver contra ti"

  • Tras la suspensión del Rally Dakar 2008 debido a las amenazas terroristas, Manolo Barnés se prepara para las 'Dakar Series' del próximo día 19 de abril en Hungría

"El que venga que se lo plantee como una aventura. Que no intente disputarla porque puede volverse contra ti". Esta es la frase con la que Manolo Barnés resume su experiencia como motorista en el Dakar. Una competición anual de rally considerada como la prueba de resistencia más fuerte del mundo y a la que se enfrenta, por tercera vez, el próximo 19 de abril en el Dakar Series de Hungría.

Durante su adolescencia hizo todo lo necesario para convertirse en un futuro corredor profesional. "Aunque corría con una Derby de 50cc empecé a perfeccionar los saltos en las carreras de bicicletas de montaña. Tenía 14 años y corría en las competiciones regionales de Murcia y en la Carrera Enduro. Al poco tiempo me compré otra bicicleta y gané el campeonato de España de Mountain Bicke", recuerda.

Antes de cambiar la bici por la motocicleta consiguió el octavo puesto en el mundial y fue tercero en la Copa del Mundo. "Al terminar aquella etapa de diez años empecé a correr con la moto. Me presenté al Campeonato de España 2005 copa KTM y lo gané. El siguiente reto que tenía en la mente fue el Dakar; la prueba de rally más dura del mundo", dice.

El primer año tuvo la mala suerte de no llegar a tiempo a las pruebas de acceso y selección, que exigen un elevado nivel a sus pilotos. Barnés entrenó durante aquel año para competir en 2006 y lo logró, aunque tuvo muy mala fortuna. "El primer año me atropelló un camión. No vio un desnivel y nos llevó a tres por delante. A mi se me salió el hombro y pude seguir porque consiguieron colocármelo", dice mientras recuerda aquel suceso de la Noche de Reyes de hace dos años. Barnés siguió su camino hasta que se dio cuenta que había hecho 80 kilómetros al revés. "No nos permiten llevar GPS y los pilotos no se ven con facilidad", reconoce sonriendo.

Acudió a su primera cita compartiendo mecánico con dos pilotos más. "El mecánico espera en el Viback, conocido como el campamento. Hay veces que no tienes tiempo ni para dormir y cenas durante la noche. Tenemos que dosificar el motor, cambiar los filtros y recomponer las piezas que puedan haberse dañado durante el recorrido. Son momentos muy entrañables porque puedes hablar con otros pilotos. Se suelen hacer los grupos y convives en tiendas de campaña y sacos de dormir con gente como Carlos Sainz o los ganadores de otros años".

Existe una relación muy especial entre los pilotos que acuden al Dakar. Saben que deben soportar temperaturas que superan los 50 grados de día y los 15 bajo cero por la noche y que están expuestos a caer en las numerosas trampas y peligros que esconde el recorrido. De hecho, en sus 29 años de historia el Dakar se ha llevado la vida de más de medio centenar de personas. "He perdido a amigos. No puedes ir al cien por cien sino al 70 por ciento, porque además de las fuertes temperaturas, los kilómetros o los posibles atropellos, tienes que tener mucho cuidado con las trampas, sobretodo en la zona de Marruecos".

Barnés informa sobre la existencia de Oveds, unos ríos secos con profundos cortes provocados por el agua. "Debes ir con el suficiente margen para frenar. No salirte de la ruta y consultar el libro en todo momento. El cansancio es terrible, después de estar durante 1.000 kilómetros sobre una motocicleta un pequeño descuido puede costarte la vida. Hasta que no llevas tres horas conduciendo no recuperas el ritmo".

Barnés se prepara en estos instantes para la prueba del próximo día 19. Aunque trabaja en la tienda KTM del Polígono industrial San Rafael de Huércal, vive en Murcia. "Vengo casi todos los días desde Lorca por el campo. Son 220 kilómetros y los hago en cuatro horas".

Además de la intensa preparación, los pilotos deben tener un buen respaldado económico. "Entre el sponsor, la inscripción, la moto y la asistencia, pagaré un total de 60.000 euros", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios