"La convivencia del camino es uno de los grandes regalos del Rocío"

  • Francisca Durán, primera mujer que pregona a la hermandad del Rocío, compartió sobre el escenario del Apolo sus sentimientos y emociones como peregrina

Han tenido que pasar 23 años para que la normalidad del hecho en cualquier otra actividad se haya convertido en un hito histórico para la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Almería, y es que, por primera vez en esos 23 años, una mujer ha roto con esa larga lista de pregoneros que comenzó en 1986 con Roberto Marín. En esta ocasión llegó desde su tierra natal de Jerez para exaltar a la hermandad almeriense, brillando sobre el escenario del Teatro Apolo y rodeada del cariño de todos los rocieros. Francisca Durán Redondo tuvo el honor de ser la pregonera de esta vigésimo tercera edición, avalada por un amplio bagaje de más de 150 pregones y conferencias iniciados en su tierra jerezanas cuando tan solo tenía 13 años de edad.

Francisca Durán expuso el "cúmulo de sentimientos vivos aún, desde la navidad a la Semana Santa", y cómo comenzó a escribir el pregón con un villancico de fondo, trasladando al papel una serie de pensamientos realizados en voz alta. Entre poesía y prosa comenzó haciendo mención a cada una de las advocaciones marianas de las cofradías de pasión, y el cambio que se produce cuando llega el Rocío, en que los palios se transforman en carretas o los capirotes en sombreros.

El Rocío, dijo Durán, consiste en compartir vivencias y experiencias , sentimientos y emociones. Y a lo largo de su pregón -extenso pregón-la pregonera narró, cantó y contó lo que supone hacer cada año el camino para la hermandad almeriense y para todos los rocieros. Esas vivencias y experiencias, sentimientos y emociones que comienzan cuando se inicia el camino con la misa de romeros, con los sonidos de piteros y cohetes cuando el Simpecado -la cruz de guía de los rocieros- sale a la Plaza de San Pedro.

En su recorrido por las calles de Almería destaca la visita a la Patrona para pedirle su protección y dejarle una ofrenda floral. Esa misma noche llegará la pernoctación en Fiñana, el rezo del Rosario, los cantes y bailes entre flautas y tamboriles. El camino seguirá por Paradas, Benacazón -en la que se une el boyero, que viene haciéndolo desde sus 16 años-, el bautismo de los peregrinos neófitos en el vado del río Quema, la Raya Real y el puente del Ajolí, para llegar a la aldea, visitar a la Virgen y vivir de manera especialmente intensa todos los actos que se celebran en honor de la Virgen del Rocío. Llegan, afirmó Francisca Durán, unos días en los que nos damos cuenta de que la convivencia es uno de los grandes regalos del Rocío.

El Teatro Apolo acogió un año más el acto del pregón rociero, presentado por David Baños, quien anunció el cambio de itinerario que este año seguirá el Simpecado por las calles de la ciudad para ir por vez primera a Santiago y realizar una ofrenda floral a la Soledad, "la Señora de las saetas del Viernes Santo".

Junto al nuevo hermano mayor, Miguel Tijeras, estuvieron el consiliario, Esteban Belmonte; los concejales Juan Megino y José Carlos Dopico; Manuel Guzmán, del Gabinete de Alcaldía; el presidente de la Agrupación de Cofradías, José Antonio Sánchez, y el hermano mayor de Jerez, Manuel Montaño. La segunda parte del acto contó con la actuación del coro de la hermandad, dirigido por María del Mar Castilla que finalizó con la interpretación de la salve rociera en una tarde de intensas emociones para quienes ya sueñan con el momento de partir hacia la aldea de Almonte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios