"Está rota la cuarta pared de una manera feroz y siento cerca al público"

  • Carmen Machi representa hoy a las 22:00 horas, en el Auditorio con la obra 'Juicio a una zorra'

Lejos de la imagen a la que tiene acostumbrado al público en televisión, la reconocida actriz Carmen Machi se convertirá hoy durante unas horas en Helena de Troya con la representación de Juicio a una zorra en el Auditorio Municipal a las 22:00 horas.

-Descríbame a su personaje.

-Helena es una mujer valiente, inteligente y con un doloroso sentido del humor. Una mujer que ha permanecido en silencio durante toda su vida y por fin se decide a contar su versión de los hechos, de los que se le acusa y de los que ella se considera víctima.

-¿Tiene algo en común con algunos de los personajes encarnados anteriormente?

-No. Es imposible que se parezca a ninguno. Ella es única, porque aunque es un personaje mitológico-histórico, esta Helena ha nacido de la cabeza de Miguel del Arco y con la casi necesidad de devolverle la dignidad. Además es inmortal.

-¿Algún rasgo con el que se sienta identificada?

-Yo nunca me identifico con ningún personaje que interpreto. Me gusta mirarlos con distancia para verlos con más claridad; por lo general, no tengo nada que ver con ellos, si no lo tomaría como una terapia, no como un oficio.

-¿Cómo surge la posibilidad de realizar este papel?

-A Miguel del Arco le propusieron escribir un monólogo sobre un personaje grecolatino para el Festival de Mérida interpretado por una actriz. Él quiso que fuese yo y se puso a escribir. Me lo propuso y me sumé a su aventura muy feliz. Es uno de los regalos más hermosos que me han hecho en mi vida.

-¿Qué destacaría de la obra?

-Es teatro en estado puro. En apariencia su sencillez y desnudez ocultan el virtuosismo técnico. Está muy cuidado porque es un espectáculo muy exigente. Me siento absolutamente acompañada aunque esté sola en el escenario. El texto es brillante.

-¿Qué registros interpretativos puede ofrecer en escena?

-Yo no sé cuántos ni cuáles son los registros, solo sé que me subo a una barca y que hago un viaje lleno de emociones que todos conocemos: la alegría, el dolor, la rabia, el amor, la pena, el deseo, la vida, la muerte...

-Está sola sobre el escenario, ¿es difícil llenarlo?

-No me siento sola, quizá porque está rota la cuarta pared de una manera feroz durante la hora que dura es espectáculo y siento al público muy cerca.

-El texto y la dirección es de Miguel del Arco, ¿Cómo ha sido el trabajo con él?

-Miguel reúne todo lo que yo necesito para trabajar, sobre todo su gran talento. Él dirige desde la verdad. Siempre con un gran sentido del humor y eso es fundamental para hacer una tragedia. Además tenemos ese mismo sentido del humor. Siempre que hago la función se la dedico, pienso en él aunque no esté presente.

-¿Cómo está siendo la acogida por los distintos teatros españoles?

-Está siendo una gira maravillosa, y me alegro mucho porque en un momento tuve que decidir si viajar con este espectáculo o seguir con los proyectos que tenía; al final decidí aparcar todo para dar vida a Helena durante un tiempo y estoy feliz porque la respuesta del público es muy buena, o al menos eso me llega y es lo que realmente importa.

-¿Dónde cree que reside la clave para que cualquier obra que interprete se convierta en un éxito?

-Bueno, la verdad es que si hay obras que han sido o son un éxito, yo solo tengo una pequeña parte de culpa, hay muchos ingredientes que lo conforman, pero desde luego cuando hago una función tengo que creer en el texto, en la propuesta, en los compañeros y sobre todo en el director.

-Empezó en teatro, ¿cómo fueron los comienzos?

-Yo siempre he tenido mucha suerte; he trabajado en lo que he querido y desde el comienzo fue así. Siempre he hecho teatro y aunque haya cargado y descargado muchas furgonetas con el decorado no quiero decir que fuera una vida de perros, todo lo contrario. Ha sido la mejor escuela que se puede tener.

-¿Tiene algún papel que es su predilecto?

-A mí me encantan todas las mujeres, hombres y animales a los que he dado vida estos años.

-¿Qué ha significado 'La tortuga de Darwin en su carrera?

-La Tortuga de Darwin es inolvidable por muchas razones. Marcó un antes y un después en mi vida. Admiro muchísimo a Juan Mayorga, su creador, y nunca estaré lo suficientemente agradecida a Ernesto Caballero que pensó en mí para que encarnara a esa maravillosa tortuga y que dirigió, como siempre, de manera tan arriesgada.

-¿Cómo valora el cariño del público?

-Habrá de todo. Hay gente a la que le gusta tu trabajo y gente a la que no. Para mí lo más importante es cuando se traduce en un teatro lleno, es una sensación maravillosa.

-¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Pedro Almodóvar?

-Magnífica. Trabajar con Almodóvar nos gusta tanto a los actores porque sabes que no hay nadie como él, es inimitable. Yo admiro mucho su cine y cuando te pones en sus manos la sensación de vértigo y de placer van a la par.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios