El doble estigma del inmigrante enfermo

  • El jefe de Salud Mental del Hospital de Poniente relata, a través de seis historias, la relevancia de la red social en estas patologías

Pedro Luis Ibáñez Allera es el director de la Unidad de Salud Mental del Hospital de Poniente, ubicado en El Ejido. Es un profesional inquieto al que su larga experiencia en psiquiatría a veces no le ofrecía las respuestas que sus pacientes necesitaban. Por ello, en el año 2009, decidió tomarse una excedencia y dedicarse a la Antropología Social donde, afirma, encontró muchas de las respuestas que andaba buscando.

En el 2011 volvió a El Ejido a continuar ejerciendo la psiquiatría desde una mirada diferente que ha sabido contagiar al resto del equipo. No en vano, en la comarca del Poniente el 30% de la población es inmigrante y eso se refleja en los pacientes a los que atiende a diario. Así, confiesa que en Salud Mental han ayudado ya a personas de una treintena de nacionalidades diferentes.

Su experiencia en el último año le ha permitido publicar, a través de la editorial de la Universidad de Almería y en colaboración con el Cemyri, un libro titulado 'La enfermedad mental en inmigrantes subsaharianos. Una mirada antropológica desde el sur de España'. En esta publicación, que puede adquirirse en la UAL, recoge su experiencia e impresiones con seis pacientes de Nigeria, Ghana, Mali, Senegal, Gambia y Guinea Conakry; tres musulmanes y tres cristianos , de seis etnias distintas. Todas personas jóvenes entre 20 y 29 años y todas con al menos un ingreso en la unidad de agudos de Salud Mental del Hospital de Poniente.

Su estudio le sirvió para conocer la importancia de la red social de estos enfermos que, al contrario de lo que pensaba, se hace fuerte ante la enfermedad mental de uno del grupo. "La solidaridad entre los negros subsaharianos es muy fuerte. Se apoyan mucho, les suministran comida o dan dinero para alimentar a sus familias", aseguró al Diario de Almería. Sin embargo, Pedro Ibáñez confirmó que la presencia de autóctonos en esta red social es casi anecdótica. "Como mucho está el patrón, que le da trabajo en el invernadero que presta su apoyo al principio pero que lo retira si hay una recaída de la enfermedad". Por ello, se lamentó de que este colectivo sufra un doble estigma, por ser inmigrantes y por ser enfermos mentales.

"Cuando uno conoce la realidad de estas poblaciones y el sufrimiento que tienen cuando salen de sus países es más fácil entenderlos", afirmó Pedro Ibáñez, quien animó a los profesionales de la salud ha acercarse a la antropología.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios