"Una donación es una actitud generosa para que nadie sufra"

  • La familia de la fallecida tras un trasplante de riñón con cáncer pide medidas y no crear alarma

La información acerca de dos personas fallecidas tras un trasplante de riñón que tenía tumor cancerígeno ha creado un gran revuelo en lo pacientes. Cristóbal Prieto, marido de Mari Carmen, una de las víctimas, manifiesta por este motivo: "Lo pretendido, es alertar a las autoridades sanitarias para que pongan todos los medios disponibles, para que estos casos no se produzcan. Que si hace falta, se replanteen los protocolos de actuación. Que se agilice la investigación en métodos de detección y diagnóstico. Que se permanezca en una actitud vigilante y que se agilice también el trasplante entre familiares".

Prieto, tras conocer la respuesta de ciudadanos pendientes de trasplante, sobre todo en Málaga donde se produjo la operación de su esposa, aclara: "Esta noticia también, y no es lo pretendido ha podido crear una posible alarma social y lo que es peor, repercutir en las donaciones de órganos, pudiendo producir un descenso de éstas, ya de por sí insuficientes para el número de pacientes que lo necesitan, y que tardaría tiempo en recuperarse. Todos sabemos que una donación es un acto de suprema generosidad, de empatía, de saber ponernos en el lugar de otra persona, y de que lo que nosotros hemos sufrido, no lo sufra nadie más. Apelo a este sentimiento que se da con abundancia en nuestro pueblo andaluz, para que estos posibles efectos se minimicen en lo posible".

Es por este motivo por el que Cristóbal Prieto recuerda que Mari Carmen recibió con anterioridad, un trasplante previo al que tuvo un fatídico desenlace, con el que mejoró muchísimo su calidad de vida; así decidió apostar por un segundo trasplante cuando fue necesario.

Cristóbal y sus familiares son donantes de órganos, ya que son conscientes de su utilidad para personas enfermas, sólo piden que el caso de Mari Carmen no se repita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios