Una empresa externa determinará la calidad de las playas almerienses

  • El Ayuntamiento ha dado el visto bueno a un gasto de 9.000 euros para mantener las exigencias de la Q de Calidad · La certificación quiere hacerse extensiva a las zonas de El Toyo y Costacabana

Las playas de la capital obtuvieron el pasado año la certificación de la Q de calidad y para mantener el distintivo el Ayuntamiento ha preferido dejar en manos externas una auditoría que establezca los niveles de mantenimiento tanto de las aguas como de la arena del litoral almeriense.

De esta manera, no será el área de Salud y Consumo de la capital, sino la empresa Almeriune la que realice los trabajos que sirvan para conseguir mantener los niveles que se demostraron el pasado verano al jurado que llegó a la capital con la misma finalidad.

Ayer se daba el visto bueno a través de la Junta de Gobierno municipal al contrato que supondrá el pago de 9.000 euros por la implantación del sistema de calidad en las playas que ya cuentan con la certificación, pero la empresa también será la encargada de ampliar el ámbito de costa con dicha designación. Los próximos puntos en los que se quiere implantar son las playas de Costacabana y El Toyo, con un trabajo que se desarrollará hasta el próximo 30 de julio. Para ello, será necesario la dotación de infraestructuras que ya se ha realizado en buena parte del litoral almeriense.

A falta de las banderas azules, que dejaron de ondear en las playas almerienses debido, sobre todo, a la ubicación en plena arena de numerosos chiringuitos a lo largo de los 17 kilómetros de costa de la capital, los esfuerzos de los responsables municipales ha sido el de adherirse a la certificación de calidad que se consiguió para la pasada época estival, para todas las playas de la ciudad.

Espacios de ocio para los menores, oasis con palmeras, balizamientos, mejoras en las instalaciones de socorristas y algunas torres de salvamento nuevas, fueron las infraestructuras que llegaron para mejorar las playas almerienses en la pasada temporada.

Queda excluido de los objetivos municipales la playa de Retamar, que no conseguirá ningún tipo de certificación, augura la edil de Salud y Consumo, Rafaela Abad, por la ubicación de los chiringuitos. Sobre ellos, además la edil explicó las dificultades que encuentra la Delegación de Costas para cerrar un acuerdo con los propietarios, y señaló que "en qué ciudad de España no hay chiringuitos en la playa".

Sobre ello también se refirió ayer el edil portavoz del Grupo Popular de la capital, Pablo Venzal, quien reseñó que "Costas debe entender que suprimirlos es ir contra una tradición almeriense muy arraigada y no se puede ir contra el pueblo". Entiende el edil que se limite la ubicación de las casetas en plena arena en zonas especialmente protegidas, aunque no en las playas más urbanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios