El espíritu sobrevive eternamente

  • La tarotista buscaba un cambio en su vida y lo encontró. Dejó un buen empleo en una compañía petrolífera y abandonó la selección de judo donde tenía un merecida fama de gran judoka

En cuanto el ser humano tuvo el pensamiento de pensar, la fastidió. Comenzaron las preguntas y más preguntas, que si esto, que si aquello, que qué será de mí, oye, que se convirtió en una obsesión lo del futuro. Faraones, emperadores, reyes, generales, políticos, banqueros, no tomaban/toman decisión alguna sin contar con el predictor. Épocas hubo en las que si el adivinador/a fallaba en su pronóstico le cortaban el cuello por lo sano, no existía la segunda oportunidad.

Pasadas decenas de miles de años, persiste el deseo de saber lo que no se sabe: el futuro. Al menos, no lo sabemos los humanos de a pie, porque existen seres que sí lo saben ver en las cartas, es el caso de Lina.

Lina Criado, Lina, buscaba un cambio de vida y lo encontró. Dejó su buen empleo en una compañía petrolífera, dejó Madrid, y dejó la selección española de judo donde tenía un merecido lugar de gran judoka. "Ahora vivo más tranquila y serena, tengo armonía. No es dinero lo que me da la felicidad y no trabajo por dinero. Hay gente que viene a mi casa con dinero y gente que viene sin dinero y sale con algo en el bolsillo".

La atracción por lo esotérico, por lo espiritual, es una permanente en su vida o, ¿en su espíritu? Confiesa que vive básicamente de poder ofrecer espiritualidad "no le encuentro sentido a que el ser humano sea el eje de la vida. Tiene que haber algo más que los cuatro días que estamos aquí. Me gusta la espiritualidad libre, el espíritu de cada uno es la base".

El lenguaje de Lina es claro, sencillo, directo, no engaña, ¿o sí?: "Respeto a todo el mundo, a los que creen, a los que dicen que esto es un cuento, allá cada uno. ¿Qué hay mucha falsedad en esto? Pues sí. Yo, cuando veo el alma de alguien, siempre me planteo ¿estoy ayudando a la persona o la estoy complicando? Es que se puede perjudicar mucho si esto se hace sólo para ganar dinero".

El Tarot con los Arkanos mayores, las tablas de Aeth, las cartas en definitiva, el instrumento para conocer el futuro de quienes desean conocerlo, para conocer el espíritu de quien carga con un espíritu desasosegado.

¿Porqué millones de personas acuden a que les miren su futuro? ¿El destino de cada cual está escrito en el firmamento? "Vienen a verme no sólo para adivinar el futuro. El registro, la consulta, es conocer como está la persona espiritualmente. Nos limpiamos la cara, el cuerpo, no veo por qué no debemos limpiarnos el alma".

Lavar el alma. Todas las religiones emplean lavadoras de almas, unas con centrifugado, otras con lavado en seco. Para quienes no creen ni siquiera en su religión que, por otra parte, es la única y verdadera, queda el recurso del psicólogo, del pilates, que además tonifica el cuerpo, o Lina: "puede que en ocasiones acudan, de alguna manera, como al cura. La gran diferencia es que yo no dejo que me digan nada, no dejo que la persona me hable para que no me condicione, soy yo la que le digo lo que le pasa. Mejor, yo intuyo, pero confirmo con las cartas, estamos hablando de un mundo intangible. Siempre que hecho las cartas tengo nervios porque, a veces, veo cosas que hacen daño y siempre que veo una enfermedad, envío a la persona al médico. Lo que busco es que una persona venga a mi y no vuelva en un año, es la mejor señal de que esa persona es feliz".

Lina necesita un espacio espiritual propio, la gente la ve como vidente y no como persona "uno deja de vivir para vivir por los demás. La cualidad que yo tengo es que soy muy humana y creíble, creo que el amor hay que buscarlo en todo. Yo prefiero a las personas con corazón que a personas con cualidades".

Ella, Lina, dice que tiene un carácter fuerte, que además de tarotista y espiritista es mujer, una mujer que se ha registrado con otras personas espiritistas porque siempre ha de estar evolucionando, casi buscando más allá del espíritu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios