La iglesia estrena las vidrieras de la gestación de la Virgen María

  • El donante de las obras, Blas Carrillo, será nombrado Hijo Adoptivo de la Villa de Turre en febrero

A las 12:30 del mediodía de ayer, la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción se llenaba de vecinos para celebrar una misa en honor de su patrona, en su día, 8 de diciembre. Pero no solo había devotos marianos y fieles de misa diaria, sino que también había muchos amigos de Blas Carrillo, un doctor ginecólogo afincado en Almería pero cuyas raíces están muy arraigadas en Turre.

Era un día especial para él ya que el Consistorio municipal decidió aprovechar tan señalada fecha para inaugurar oficialmente las tres espléndidas vidrieras que el doctor Carrillo ha donado a su parroquia. Se trata de tres rosetones que representan la fecundación, gestación y parto de Jesús de Nazaret visto desde el interior del vientre de la Virgen María. Algo jamás representado con anterioridad (en la fotografía de la derecha puede apreciarse una de ellos).

En la primera fila del templo se encontraban las principales autoridades del pueblo, encabezadas por su alcalde, Martín Morales, acompañando a Blas Carrillo en este acto. Al otro lado del pasillo les acompañaban las parejas reales de las fiestas de Turre 2015. Enfrente, presidiendo el acto, la figura de la patrona.

Tras la celebración de la misa, en la que participó la Banda Municipal de Turre y el coro, el párroco, Miguel Esteban, ataviado con la casulla azul propia de la solemnidad de la Inmaculada y que solo se utiliza en esa ocasión a lo largo del año, cedió el atril al generoso donante de las vidrieras para que dijese unas palabras a modo de presentación de las mismas.

Carrillo, visiblemente emocionado, se dirigió a sus vecinos haciéndoles saber que se siente en su pueblo y que eso le recuerda irremediablemente a sus padres. Precisamente por ellos decidió crear los rosetones, según explica. "Cuando vi aquí a mi padre de cuerpo presente miré a las vidrieras y pensé que allí pondría la vida", manifestó. Y puso la vida: la creación de la vida.

Tras sus palabras, subieron al altar el Concejal de Cultura, Ginés Artero, junto al primer edil, para leer el documento oficial por el cual se concederá a Blas Carrillo el título de Hijo Adoptivo de Turre. El día 28 de febrero obtendrá de forma oficial dicha condecoración.

El homenajeado quedó sumamente sorprendido pues, según dijo, no se esperaba tal reconocimiento. Tras escuchar la interpretación del himno de Andalucía de la Banda Municipal, Carrillo volvió a mirar hacia los rosetones y exclamó: "¡Es que son muy bonitos!" El acto concluyó con unos "¡Viva la Virgen, viva la Patrona, viva Blas Carrillo!".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios