Los fieles brindan una nueva lluvia de 200.000 roscas al paso de los tronos

  • Ayer, día de San Ildefonso, se daban por finalizadas, las fiestas patronales de este pueblo del Almanzora

Comentarios 1

El municipio de Olula del Río ha celebrado estos días sus fiestas patronales en honor a San Sebastián y San Ildefonso. Han sido miles de personas las que se han echado a la calle para disfrutar de estos festejos declarados de Interés Turístico de Andalucía. Aunque este pueblo del Almanzora celebra su feria en septiembre, es en enero cuando la localidad se vuelca para celebrar su fiesta grande. Las procesiones de ambos santos y la lluvia de más de 200.000 roscas de pan, se han convertido en todo un atractivo turístico que congrega a personas de lugares tan recónditos como Andorra. Y un ejemplo de ello, es Tere, una hombre que cada año organiza sus vacaciones para que coincidan con la celebración de San Sebastián y San Ildefonso. Como él, muchas personas se visten con grandes jerseys dispuestos a conseguir el mayor número de roscos que durante el recorrido de la procesión caen de balcones y ventanas como si de lluvia en forma de pan se tratara.

Ayer, día de San Ildefonso, a partir de las diez y media de la mañana, comenzaron los actos con la diana floreada. Le siguió la tirada de cohetes desde la Plaza del Ayuntamiento, que sirvió para avisar a todos los vecinos, para que se preparasen, porque en poco más de dos horas, desde balcones y ventanas se arrojarían las roscas de pan al paso de los Santos, mientras una muchedumbre se agolpa, incluso pelea por conseguir el pan.

La festividad de los patronos de Olula del Río mezcla lo profano y lo religioso, ya que antes de que de comienzo la procesión de los roscos, todos los vecinos acuden a la Santa Misa oficiada en la Iglesia de la Asunción, para realizar la ofrenda a los patronos. En torno a la una del mediodía llegó el momento más esperado por todos, cuando se trasladaron hasta la Iglesia Nueva para comenzar la procesión, con una pequeña diferencia con respecto al pasado viernes; en esta ocasión, fue San Ildefonso, el que por cortesía cedió su puesto a San Sebastián, tal y como marca la tradición.

Un año más, los vecinos dejaron los problemas y la rutina atrás para volver a vivir la práctica más antigua del municipio, una tradición que según cuentan, tiene sus raíces en el pasado, cuando la mayoría de sus vecinos vivían del campo y cumplían así sus promesas de agradecimiento a los Santos, por la cosecha que habían tenido ese año. Numerosos autoridades han visitado la localidad en los últimos días; diputados como Oscar Liria o Ángeles Martínez, delegados, alcaldes de pueblos vecinos como Macael, Fines o Suflí, además de cientos de almazoríes que cada año acuden a esta cita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios