Cuatro generaciones preparan los hornazos para las fiestas de San Marcos

  • La familia Pérez Azor de Hijate se reúne para preparar este postre tradicional de la zona, irse al campo y despedir el periodo de cuaresma con una celebración por todo lo alto

Llegamos a Hijate. Reme nos ha invitado a conocer su familia y aprovecharemos para hacer hornazos, uno de los postres más típicos. Qué mejor manera para hablar de la fiesta de San Marcos que pasar una jornada con la familia Pérez Azor. El caso de estos hijateños bien podría ser la fotografía de muchas familias del Alto Almanzora que durante este fin de semana se juntan en cortijos, se van al campo, a la ladera del río Almanzora o a diferentes parajes de la sierra para celebrar esta fiesta. Alcóntar, Hijate, Serón, Purchena, Tíjola, Lúcar, Somontín Laroya, Urrácal, Macael o Sierro, son algunos de los pueblos que celebran San Marcos. Toda una tradición que romperá el ayuno y la abstinencia del tiempo de cuaresma.

Durante los días previos al 25 de abril, comienzan los preparativos, en este caso se reúnen hasta cuatro generaciones; la abuela María que en Navidad cumplía 89 años y que a pesar de que comienza a fallarle el oído y un poco la vista, "no para de mandar, es una polvorilla" nos explica nuestra anfitriona. Tras conocer a su abuela, nos presenta a la tía Corpus, a su madre Reme, sus hijos Mari Reme y Víctor Manuel y su amiga Carmen o la vecina Trini, todos tienen cabida y llegan dispuestos a echar una mano. También su padre Pepe, el único hombre que admiten en la cocina y que se encargará de tener listo el horno de leña y partir varios kilos de almendra para los hornazos.

Treinta kilos de harina, quince docenas de huevos, cuatro litros y medio de aceite, dieciocho kilos de masa de pan, cuatro kilos y medio de azúcar, raspadura de limón, almendras…. aunque tratan de explicarnos los pasos, perdemos la cuenta. En esta casa van a preparar más de cien hornazos para los días siguientes y es que en San Marcos es una cita obligada para familia y amigos, donde la comida y la bebida no deben faltar. Se preparan estos bollos de pan de aceite con un huevo o dos duros en el centro, se preparan fritadas de conejo, un buen jamón, tortilla de patatas, carne empanada, todo esto es nada más que el aperitivo. Mañana cuando se vayan al cortijo, además harán un arroz o unas buenas migas con habas y chorizo.

Ni la lluvia ni el frío de estos días sirven para persuadir a los almanzoríes y es que "San Marcos es así siempre, uno no sabe el tiempo que va hacer, pero contamos que sea malo, da igual, hay que irse al campo y disfrutar", nos cuenta esta familia que nos han hecho pasar un día entrañable, en un lugar donde los relojes no están en hora pero da igual, donde la gente va a otro ritmo y todavía se disfruta de los pequeños placeres de la vida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios