Las humedades destierran a una vecina a vivir en un garaje desde hace cinco años

  • Encarnación prevé tres 'sentadas' en los próximos días para llamar la atención sobre su caso

Encarnación Yebra vive desde hace cinco años en el garaje porque las humedades que aparecieron, hace una década, terminaron por echarla de su vivienda. De los 160 metros que tiene la casa ha terminado haciendo vida en apenas 20 metros de una cochera anexa.

Lleva todo este tiempo intentando que alguien la escuche y ponga remedio a una situación que considera ya insostenible. Esta vecina de El Ejido, en declaraciones al Diario de Almería, aseguró que cada vez que acude al Consistorio a buscar una solución, siempre es atendida amablemente pero opina que ha llegado el tiempo de actuar.

Por ello, tiene previsto realizar tres 'sentadas' en sendos espacios de la localidad para llamar la atención sobre su caso. El viernes acudirá a la puerta del Ayuntamiento para, con una pancarta, pasar parte de la mañana allí. El lunes 3 de agosto, se ubicará en la calle la Iglesia junto al Bulevar, mientras que en la tarde del viernes 7 de agosto su protesta se trasladará a la puerta de la iglesia de San Isidro.

Actualmente la casa presenta humedades y grietas en todas las habitaciones. Ninguna se escapa. Encarnación Yebra afirma que ya en el año 2010, la casa fue declarada inhabitable, pero hasta el momento nadie ha tomado cartas en el asunto. Insiste en que no se trata de una avería particular ya que hay varias casas afectadas en la zona. "La que más pertenece a una mujer de 93 años y, claro, ella no está para presentar reclamación alguna", dijo. Recalca que Sanidad ya confirmó hace un lustro que las aguas que provocan estas humedades no son fecales, por lo que insta a que las administraciones ahonden en el verdadero problema que la ha desahuciado de su vivienda.

En mayo de 2009, un informe municipal constataba las fisuras y desperfectos en los muros de carga de esta vivienda de El Ejido. El mismo documento recogía que hay humedades en la zona inferior de las paredes que se detectan al tacto a una altura de hasta 25 centímetros, el fuerte olor a humedad en toda la vivienda, además de reflejar como en una de las habitaciones el agua aflora a través de las baldosas del piso. Todos estos problemas han ocasionado el asentamiento de la estructura y, por tanto, dado lugar a innumerables fisuras.

Entre los motivos que aporta este informe, apunta principalmente a la acumulación de agua bajo la vivienda de forma natural. "La elevada pluviometría de este invierno -el de 2009-, unido al deshielo primaveral puede haber dado origen al aumento del nivel freático natural de la zona por encima de su techo habitual. Esta situación puede dar lugar a una elevada circulación de agua que a través de cualquier fisura o poro de la vivienda y por capilaridad, originar una bolsa de agua bajo la vivienda", recoge el documento.

Sin embargo, esta explicación no convence a Encarnación quien afirma que en el Ayuntamiento "sólo me dan largas". La afectada recuerda que desde el gobierno local le prometieron levantar la calle y estudiar posibles motivos de las humedades de su vivienda. "Pero cuando vinieron septiembre de pasado año, llovió. Pedí que lo paralizasen y que se hiciese cuando no lloviese para ver de verdad de donde viene el agua", indicó Encarnación. Sin embargo, esta vecina se muestra desesperada porque ocho meses después, nadie se ha vuelto a interesar por hacer esos trabajos que aclaren el verdadero origen de por qué su vivienda es inhabitable desde hace años.

Por otro lado, Encarnación Yebra llevó el caso a los tribunales en el año 2010 y, hace sólo un par de meses, una sentencia falló en su contra. Ha recurrido y espera que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía termine dándole la razón; y cuanto antes mejor. Porque insiste que, con sus 68 años, esas no son condiciones de vida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios