La incóginita de un crimen

  • Giuseppe D'Amico. Han pasado once años desde que se encontrara el cuerpo sin vida del empresario italiano en su casa de Pechina. Cinco disparos acabaron con una terrible tortura

El cadáver del italiano Giuseppe D´Amico, maniatado, terriblemente torturado y con cinco tiros en el cuerpo se encontró la tarde del domingo 17 de septiembre de 2006 en una vivienda ubicada en el camino de Los Naranjos de Pechina, un cortijo en el que empresario residía desde hacia unos tres años. En el mes de septiembre se cumplirán once años de su muerte y el caso no ha sido resuelto.

El cuerpo sin vida del industrial hostelero de 57 años de edad natural de la localidad italiana de Torre del Greco fue hallado en el patio de la vivienda por su compañera sentimental en torno a las siete y media de la tarde. La mujer despavorida ante el espeluznante cuadro que se le presentaba a la vista, llamó al servicio de emergencias del 061 pensando que quizás pudiera quedarle un suspiro de vida.

El 061 de inmediato se puso en contacto con el 062 de la Guardia Civil desplazándose hasta la vivienda varias dotaciones de la demarcación de Huércal de Almería junto a distintas ambulancias y una UVI móvil.

La investigación a cargo de la Policía Judicial de la Guardia Civil fijó la data de la muerte aproximada, en torno a las seis de la mañana dada la coagulación de la sangre- la oxidación- antes de conocerse los informes forenses. A las diez de la noche, la comisión judicial al frente del titular del juzgado de instrucción numero 5 de Almería ordenaba el levantamiento del cadáver. Esa misma noche el juez decretaba el caso secreto de sumario.

El cuerpo estaba terriblemente mutilado. Fue golpeado con saña. Se especuló que en el asesinato pudieron participar el menos tres personas. Tenía las dos rodillas destrozadas y fracturado el tobillo derecho. Fue violentamente torturado, y presumiblemente los asesinos quisieron sacarle alguna interesada confesión. Después, fue tiroteado. Hasta cinco impactos de bala presentaba el cuerpo.

El italiano fue visto con vida por diversos clientes y empleados en torno a las seis de la madrugada del domingo, hora en que abandonó el local marchándose solo y sin escolta. Poco más de media hora pudo emplear en llegar desde la discoteca "El Teatro" en Marqués de Comillas hasta el cortijo de Pechina. Según unos vecinos sobre las seis y media de la madrugada escucharon una serie de disparos e incluso manifestaron haber visto a varias personas a bordo de tres coches cerca de la finca. Se llegó a estimar que los autores contaron con la colaboración de alguno de los empleados o ex empleados suyos originarios de los Países del Este encargados de la seguridad de sus establecimientos y que traicionó a su jefe facilitando los medios para su ejecución en claro asunto de ajuste de cuentas. Parece claro, que los autores de su muerte lo estaban esperando. La hipótesis del ajuste de cuentas, fue mantenida como la causa que le llevó a la muerte. Los autores, fueron supuestamente unos sicarios enviados por alguien para que lo mataran, pero antes lo hicieran sufrir golpeándole brutalmente con un bate de béisbol o una barra de hierro.

De hecho trascendió que en los primeros momentos se buscaba a uno de estos guardaespaldas, un rumano, quien ya el mismo domingo se encontraba en paradero desconocido. En ese mismo capitulo, se habló que D´Amico últimamente andaba un tanto nervioso y preocupado llegando incluso a comentarse en su entorno que había recibido amenazas en los últimos días.

Las primeras referencias de D´Amico se remontan al inicio de los años ochenta. Se le relacionó con la explotación del coral rojo en el mar de Alborán por el sistema de la barra italiana, arte totalmente prohibida en España. El italiano reapareció unos años más tarde y de nuevo estuvo en el ojo del huracán. Como elemento detonante, la discoteca H20 en Roquetas de Mar. Un local que incumplía la normativa legal construida junto a una rambla sin licencia del ayuntamiento y que fue famosa por sus polémicas fiestas. D´Amico, fue detenido el 3 de junio de 1990 junto a un joven con numerosos antecedentes policiales, que resultó herido en el transcurso de un control policial establecido a la altura de Bayyana en la carretera de Aguadulce.

Un agente en prácticas del Cuerpo Nacional de Policía le disparó a una de las piernas, cuando al ir a ser cacheado hizo ademán de extraer una pistola que llevaba oculta en la cintura. En aquel control fue detenido el italiano y tres individuos más llevando consigo varias pistolas, revólveres e incluso una carabina Franchi, de venta prohibida a los particulares.

La intervención posibilitó en una acción combinada junto a la policía italiana, el desmantelamiento de una importante red de extremada peligrosidad de la camorra italiana a la que Interpol seguía la pista, desde hacía varios años. De nuevo D´Amico y otros catorce ciudadanos de nacionalidad italiana fueron detenidos el 15 de marzo de 1991. El trabajo de la policía italiana y almeriense permitió hallar elementos contundentes de la responsabilidad de D´Amico como miembro de la organización, en cuya operación cayó el responsable y cabeza visible de ésta extensa red en Italia, Pasquale Gallo.

La detención de D´Amico fue15 de marzo de 1991 a la entrada de Aguadulce. Desde unas horas antes, un nutrido grupo de agentes de la Comisaría de Almería, desde diversos vehículos "K"- camuflados de la Policía- mantenían una estrecha vigilancia en torno a la vivienda del italiano esperando su salida.

D´Amico, al advertir uno de los coches camuflados, conduciendo su "Porshe" emprendió la huida circulando por distintas calles de la urbanización seguido por los agentes antidroga, mientras otra persona que le acompañaba comenzó a arrojar por la ventanilla pequeñas bolsitas de plástico con polvos de color blanco. A la altura de la Caja de Ahorros de Aguadulce, uno de los vehículos policiales se cruzó al coche perseguido, logrando interceptarlo.

La orden de su detención fue decretada el 8 de marzo de 1991 por el juzgado número 1 de Florencia y en ella se ordenaba explícitamente la detención del italiano para ser extraditado a su país de origen.

La Policía almeriense y Carabineros de Italia, llevaron a cabo dos registros en sus viviendas en la barriada de Aguadulce. Se encontraron cuarenta y tres millones de pesetas y una gran cantidad de piezas de oro valoradas en varias decenas de millones de pesetas. Junto al dinero y las joyas la Policía halló dos armas larga y se localizaron más de cinco millones oculto en diversas dependencias de la vivienda y todo el grueso del dinero, unos cuarenta millones, distribuido en talones por importes de seis y ocho millones de pesetas, libras esterlinas, dólares, marcos, francos suizos y moneda marroquí junto a unos 295 millones de liras.

El 10 de abril de 1991 los fiscales de la Audiencia de Florencia encargados de la investigación de la red manifestaron entonces que el italiano se dedicaba a la exportación de hachís desde España, que luego se distribuía por Florencia, Roma y Nápoles. En Italia, junto a Pascuales Gallo de 36 años, fueron detenidos todos los miembros de la red, confiscando unos 250 kilos de resina de hachís y 1.800.000 dólares, siete fusiles, mil cartuchos y sesenta abrigos de pieles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios