Con la mirada en 2011, las fiestas terminan con buen sabor de boca

  • Miles de personas, muchas llegadas desde otros puntos de España, se dieron cita en Laujar para vivir unos festejos que cierran con un balance "positivo" y una "elevada participación", según el alcalde Emilio Romero

Empezaron lloviendo y terminaron de la misma forma, pero el mal tiempo no pudo borrar la buena cara de los laujareños y éstos celebraron como es debido sus fiestas en honor a la Virgen de la Salud del 16 al 19 de septiembre. Miles de personas se han acercado hasta el pequeño municipio para vivir junto con sus paisanos los cuatro días de festejos, siendo el sábado y el domingo las jornadas más aclamadas.

"El sábado es el día que más gente viene, mientras que el jueves y el viernes están más enfocados hacia el pueblo", explica Emilio Romero, alcalde de la localidad.

Son unas fiestas que se centran mucho en el entorno del pueblo: las fachadas del ayuntamiento y de la iglesia, se recorren los pilares de la localidad y su historia... y tal es el tirón de la festividad que Laujar acoge durante esos días a gente llegada desde muchos puntos de la geografía española, como Bilbao, Madrid o Granada. "Está todo pensado para que la gente pueda quedarse los cuatro días", señala el edil.

"El baile en la plaza mayor de La Alpujarra es uno de los momentos más importantes de estos días. Hemos demostrado que traemos buenos grupos musicales y la gente sabe que se lo va a pasar muy bien y que va a escuchar buena música", detalla Romero. Gracias a la mayor amplitud de la carpa instalada para los conciertos, las diferentes bandas y orquestas que han actuado en Laujar de Andarax pudieron lucirse mucho más y ofrecer así un espectáculo bonito y cuidado.

Aunque no se manejan cifras, la plaza se llenó la noche del sábado. "En ella habría unas mil personas", puntualiza el edil. Además, se habilitaron sillas para las personas más mayores y así todos, tanto adultos como jóvenes, pudieron disfrutar del espectáculo y de la puesta en escena. "Es importante que haya un espectáculo digno de las fiestas de un pueblo", sentencia.

El cambio de ubicación que sufrieron tanto el tiovivo como la barra hicieron que se ganase espacio en la plaza y favoreció a que ésta se conservase limpia más tiempo. "La barra estaba antes más pegada al pilar y este año la hemos situado en un solar situado al lado de la plaza de tal forma que ésta queda totalmente libre", explica Romero.

Tal ha sido la concentración de gente que la dianilla floreada del domingo tuvo que empezar con cerca de media hora de retraso. Esta original actividad es, junto con la procesión, de las más aclamadas en el municipio, pese a desarrollarse a primera hora de la mañana, concretamente a las 08:00 horas. Una gran traca final despidió la madrugada del domingo al lunes las fiestas hasta el próximo año.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios