El municipio acoge una jornada sobre el arruí como un recurso cinegético

  • Una actividad que trató la compatibilidad de esta especie con la cabra montés

La riqueza y posibilidades del arruí como recurso cinegético resultó el eje central de la jornada técnica "El arruí, presente y futuro de una especie", celebrada en Vélez-Blanco y organizada por la Federación Andaluza de Caza con la colaboración del Ayuntamiento. Una iniciativa que contó con varias conferencias y que evidenció las diferencias y compatibilidad entre esta especie y la cabra montés.

Antonio Cabrera, alcalde de Vélez-Blanco, en su intervención destacó la importancia de este animal como motor económico de la comarca que se articula en torno al Parque Natural Sierra María-Los Vélez. Por su parte, Jorge Gabernet, vicepresidente de la FAC, señaló que el debate planteado "no se circunscribe a la polémica elección entre cabra montés y arruí sino entre su compatibilidad". Ellos fueron los encargados de abrir una jornada en la que se trató esta problemática desde diferentes ámbitos. Así, Juan Ignacio Gázquez, con su ponencia 'El arruí, apuntes biológicos de una especie', introdujo a los participantes en el seminario aportando las características biológicas propias que caracterizan a este animal según las zonas del territorio en que se desarrollan y que lo convierten en una especie singular de gran interés cinegético por lo particular de su morfología.

Por otro lado, la charla sobre el 'Estado actual del conocimiento del arruí: estatus, distribución y ecología comparada con otros ungulados', impartida por Jorge Cassinello, fue quizás la más esperada, ya que el 'movimiento anti-arruí' se ha basado en un estudio publicado por este científico, interpretado por algunos sectores como una posibilidad de que esta especie desplace a la cabra montés. Cassinello expuso un estudio comparado del hábitat idóneo del arruí y de la cabra montés en el sureste peninsular, concluyendo que esta última elige hábitats más especializados con ambiente más húmedos y con mayor cubierta arbórea, por lo que de forma natural ambas especies no serían competidoras. Pese a que no se podría descartar, en caso de una sobrepoblación de arruís, una competencia puntual en zonas de confluencia, se mostró más lógico un escenario donde ambas especies convivirían sin problemas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios