El municipio destina la mitad de su presupuesto a cubas de agua

  • El alcalde, Emilio Cid, amenaza con la dimisión de la Corporación si Diputación o la Junta no les ayudan · Hasta verano no entrará en funcionamiento la potabilizadora

La cara de preocupación e impotencia del alcalde de Benizalón, Emilio Cid (PP), ejemplifica a la perfección la situación que viven los algo más de trescientos vecinos de esta pequeña localidad de la comarca de los Filabres que sobrevive a base de cubas de agua desde hace ya más de diez meses a causa de la contaminación de los afluentes naturales que impide su uso ni siquiera para lavar la ropa o fregar los platos.

"Si tengo que encerrarme en Diputación lo haré y si no me hacen caso toda la Corporación Municipal dimitimos en pleno y le entregamos las llaves del Ayuntamiento para que lo gestione la Junta, Diputación y la Subdelegación del Gobierno", afirma Cid, que añade que el Consistorio vive una "auténtica asfixia económica" al tener que destinar todos sus recursos económicos para pagar las dos cubas de agua que diariamente alivian la sed de los vecinos y que se vierten en los depósitos de El Servalillo para que pueda ser utilizada para la higiene personal, por ejemplo.

Según estima el regidor de Benizalón, cada mes se destinan unos 15.000 euros entre las cubas y las analíticas que se van haciendo a las tomas de agua que se extraen de la potabilizadora, que fue terminada en el mes de mayo del año pasado y que no podrá comenzar a funcionar hasta como mínimo dentro de tres meses -cuando se confirme que el agua de los afluentes naturales es totalmente apta para el consumo-, tiempo suficiente para llevar a la bancarrota a un Ayuntamiento que tiene de presupuesto anual unos 400.000 euros y que de seguir así la situación "nos vamos a encontrar con una deuda de 200.000, la mitad del dinero que tenemos para que nuestro pueblo funcione y de los servicios a nuestros vecinos", afirma Cid.

El alcalde lamenta no recibir ninguna ayuda por parte de las administraciones a pesar de que "he mantenido ya distintas reuniones con responsables de las tres administraciones y en todos me responden que no hay dinero y yo me pregunto, ¿no es una urgencia de primera necesidad el agua para el consumo humano?".

Por esta razón, Cid entregó hace unas semanas un escrito a los portavoces del PP en Diputación y el Parlamento Andaluz con el objetivo de que se pregunte a los responsables de estas administraciones que actuaciones van a llevar a cabo para solucionar el problema que sufre este municipio y otros como Tahal, Somontín o Alcudia de Monteagud que arrastran una deuda en conjunto superior a los 400.000 euros por el uso de cubas de agua.

En enero los cuatro regidores mantuvieron una reunión con el vicepresidente de la Diputación Provincial, Luis Pérez, "en la que básicamente nos dijo que la institución no son las Hijas de la caridad y que se estudiaría como nos van a ayudar", espeta.

Cid incide en que "no queremos que nos ayuden en el 100% del coste de las cubas y las analíticas pero si algo, que se vea interés por ayudar. De esta manera nos están tomando el pelo".

Por esta razón, Emilio Cid entregó casa por casa un escrito en el que pidió a sus paisanos que hiciesen un uso responsable del agua y que no la utilizasen para regar sus jardines ni para obras. A tal punto ha llegado la desesperación del regidor que "para hacer las obras en el pueblo estamos utilizando el agua estancada de la piscina municipal de este verano pasado".

En el caso de Tahal y Alcudia de Monteagud la situación se ha regularizado al entrar en funcionamiento sus potabilizadoras, pero aún les queda una deuda económica, pero en Somontín, como señala su alcalde, Ramón Rueda, "vamos de mal en peor".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios