La nieve y el frío ya están aquí

  • Las comarcas del Almanzora, Nacimiento y Los Vélez se cubrieron ayer de un manto blanco mientras en el resto la lluvia era incesante. Hoy permanece la alerta amarilla acompañada de bajas temperaturas.

El temporal de frío y nieve ha hecho acto de aparición de forma oficial en la provincia, lo que ha provocado, como es previsible la activación de la alerta naranja por fuertes vientos, copiosas precipitaciones y nieve en el Nacimiento, Campo de Tabernas, Valle del Almanzora y Los Vélez. Un cóctel que ha provocado una drástica bajada de las temperaturas y que los almerienses se vean obligados a hacer uso del paraguas y ropa de abrigo tal y como sucedió en la capital donde las lluvias fueron intermitentes y no muy intensas, aunque sin incidencias reseñables.

Una bajas temperaturas que se hicieron notar en los pueblos del Valle del Almanzora, que apenas superaron los cuatro grados en la mayoría de las localidades, y cuyos cielos cubiertos en todos los pueblos del interior de la provincia sirvieron de aviso para un día absolutamente invernal.

Incluso algunos de los picos más altos, como la Tetica de Bacares, amanecía cubierta de nieve. Y pocas horas después, la Subdelegación del Gobierno, remitía a todos los ayuntamientos de la zona, la citada previsión de alerta naranja por nieve a partir de la tarde, en el Valle del Almanzora, Los Vélez y el Campo de Tabernas. De esta manera, los paraguas, abrigos y bufandas fueron ayer indispensables para salir a la calle, y los atascos a la salida de los centros educativos, para evitar que los niños se mojaran, se repitió en pueblos como Albox o Macael.

Precipitaciones moderadas e intensas, con una cota de nieve que fue descendiendo progresivamente hasta llegar a menos de 1.100 metros. A primera hora de la tarde comenzaron a caer los primeros copos de nieve en los pueblos más altos como Bacares y Laroya, donde se llegaban a acumular hasta los treinta centímetros de espesor, incluso en los alojamientos rurales del Reul Alto, quedaban incomunicados por el corte de la carretera. En Purchena estuvo cayendo aguanieve, aunque en el Campillo de Purchena desde primera hora de la tarde estuvo nevando de forma ininterrumpida. En la carretera de las canteras, que atraviesa la Sierra de los Filabres, la A-349, las maquinas quitanieves se afanaban ayer por la tarde para quitar la nieve acumulada en la calzada.

En Oria durante toda la tarde estuvo nevando y al cierre de esta edición continuaban cayendo copos. En pueblos como Olula del Río, Tíjola o Macael, la nevada fue menos intensa, aunque si alcanzó a cuajar en barriadas como Cela.

A pesar de las inclemencias meteorológicas, los bomberos de Albox no tuvieron que realizar ninguna salida de emergencia, ya que no se produjeron mayores problemas. Se suspendieron algunos de los actos que ayer estaban previstos en honor a San Antón. La procesión del Carretillero en Cantoria, no pudo pisar la calle y los cantorianos tuvieron con conformarse con bailar al Santo dentro del templo. Lo que si hicieron, a pesar de la lluvia y el agua nieve, fue salir a quemar carretillas, como manda la tradición en este pueblo del Almanzora la madrugada previa al día del Patrón. Para hoy, continuarán los intervalos nubosos, con posibilidad de que se den algunas precipitaciones aisladas, ya que la tendencia es a abrirse claros por la tarde.

Las temperaturas subirán hasta alcanzar los 13 grados de máxima y mínimas que no bajarán de los 3 grados en el Almanzora.

Las previsiones meteorológicas se cumplieron y la nieve también llegó ayer a Los Vélez, devolviendo una cierta normalidad al invierno frío de esta zona del norte de la provincia de Almería después de que este año los velezanos disfrutaran durante todo este tiempo de unas temperaturas demasiado suaves para lo que resulta habitual en esta comarca. Por ello quizá, el manto blanco que cubrió en la jornada de ayer las sierras y los municipios velezanos sorprendió a sus vecinos y vecinas que se tuvieron que adaptar rápidamente a una bajada brusca de las temperaturas, compensada gratamente por la belleza de los paisajes. En el caso de Vélez-Rubio la protagonista fue durante todo el día la lluvia que dio paso a media tarde a la tan esperada nieve, sin llegar a cuajar en el pueblo pero sí en montes y sierras de alrededor.

La primera nevada de este año ha sido motivo de alegría para todos, sobre todo por el beneficio que supone para la agricultura tras un otoño e invierno demasiado seco sin apenas lluvias. Una nieve blanda que hasta última hora de ayer no provocó ningún problema a la hora de acceder tanto a pueblos como a barriadas, permaneciendo carreteras principales y caminos transitables todo el día. Las temperaturas, muy frías, permanecieron durante todo el día por encima de los cero grados, con una máxima de 9º y una mínima de 2º. Las predicciones apuntan a que en la comarca continuarán hasta mañana las bajas temperaturas pero el temporal de nieve parece que irá remitiendo a lo largo del día de hoy.

Por su parte, en la comarca del Ponente, a media tarde de ayer el parque de bomberos en El Ejido, informaba que no se habían recibido llamadas para atender a ninguna persona por problemas climatológicos como la lluvia o el frío en la comarca. "Por ahora está todo tranquilo, veremos a ver más adelante", aseguraba un agente. Según informaba la Policía Local de Berja no había ninguna carretera cortada en este término municipal aunque sí había aparecido la nieve en las cimas de las montañas de la Sierra de Gádor. Aún así la situación era tranquila según comunicaban los agentes. El frío era el principal problema, afectando especialmente a personas enfermas y mayores en las localidades de la zona, como Roquetas de Mar, La Mojonera, Adra, Berja o El Ejido. La lluvia no dejó de caer en toda la tarde, si bien con poca fuerza, pero muy constante, por lo que no hubo que realizar salidas de auxilio ante casos graves de inundación. Lo difícil era luchar contra las bajas temperaturas según avanzaba la noche. En Roquetas de Mar la Policía Local informaba que la persistente lluvia registrada durante la tarde y la noche solo había dejado algunos pequeños accidentes de tráfico, algunas colisiones sin importancia o deslizamientos de los vehículos en las rotondas por el efecto del agua, pero sin mayores consecuencias. Como es habitual cuando llueve las zonas con escasas infraestructuras, como barrios con deficientes desagües, ramblas sin urbanizar y solares abandonados eran las más afectadas, sin que hubiera noticia de incidentes de gravedad.

En el Levante, la lluvia también fue la gran protagonista. De hecho ya al mediodía el agua era continua y siguió siéndolo hasta la noche. Una lluvia que agradecen los agricultores ya que no causó destrozos y era bien recibida ya que desde principios de diciembre no se dejaba notar. Junto a la lluvia la sensación de frío sí que se hizo intensa desde por la mañana pero iba siendo mayor según avanzaban las horas y es que la nieve caída en comarcas cercanas hacían que el helor fuera mayor. Las temperaturas bajaron por ejemplo en el caso de Bédar por la tarde había un grado, siendo 6 los que registraba el mercurio en Huércal-Overa.

Para hoy, la provincia sigue en alerta amarilla por nieve en la zona norte, lluvias moderadas y una bajada progresiva de temperaturas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios