Las notas comienzan a sonar en los talleres

  • Esta edición está como novedad la Orquesta de Cuerda Barroca, además de los cursos de años anteriores

Una voz de soprano se escucha como un eco en el Convento de San Luis, mientras que instrumentos de cuerda suenan al unísono y el coro va buscando el tono más adecuado. Ayer dio comienzo los talleres musicales donde el talento y las ganas de empezar se convirtieron en los ingredientes de una mañana donde la puesta en común de todos los cursos fueron sentar las bases de lo que sería la semana y comprobar las cualidades de cada uno de los participantes.

En el Convento de San Luis se encontraba este año el taller de Órgano y Clave con alguna cara conocida de la edición anterior. Este curso está dirigido por Miguel Bernal Ripoll que es catedrático de Órgano del Conservatorio Superior de Madrid. La posición de las manos y la fuerza con la que se toca las teclas algunas de las primeras lecciones.

En este mismo espacio, se encuentra el taller de Canto de la soprano Erika Escribá-Astaburuaga con Joaquín Torrecillas como pianista acompañante. También repiten algunas caras conocidas, aunque se pueden ver otras nuevas. La profesora dedicó tiempo en conocer qué tipo de voz tenía en su aula.

Thierry Fiévet, director de la Academia de Música y de las Artes y la Escena de Watermael-Boitsfort (Bruselas), repitió como profesor del taller de canto. En este curso no hay que tener experiencia previa por lo que la labor del docente era mucho más compleja.

Como novedad este año se encuentra el Taller de Orquesta de Cuerda Barroca (violín, violonchelo, viola, contrabajo…). Dirigido por Aaron Zapico, fundador del conjunto de música barroca Forma Antiqva y director invitado en númerosas orquestas. José Vélez, concretizo de la Orquesta Ciudad de Almería, es el profesor acompañante. Los participantes demostraron en su primer día que sabían trabajar de forma conjunta.

Fernando Martínez, uno de los directores del Festival, dio la bienvenida a todos los alumnos en el Teatro, antes de que empezaran en los talleres, donde explicó algunos aspectos fundamentales para la convivencia esta semana y otras cuestiones académicas. "Es una semana para el deleite y disfrute de la música".

El otro director del Festival, Leopoldo Pérez Torrecillas, se mostró feliz por "ver caras conocidas y otras nuevas. Es una experiencia muy enriquecedora donde se mezclan el factor humano y artístico. Destaco la buena predisposición de los profesores que no cobran absolutamente nada porque nos encontramos en momentos de austeridad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios