El parón en la construcción hará caer los ingresos

Una de las consecuencias inmediatas del descenso en la actividad del sector de la construcción, será el descenso de recaudación por parte de las entidades locales de una de sus principales fuentes de financiación, el Impuesto de Bienes Inmuebles. En algunos ayuntamientos de la provincia de Almería, el descenso de dichos ingresos supera el 50%.

Esa crisis en el sector de la promoción inmobiliaria, tiene una segunda consecuencia, como es el detrimento en los rendimientos de las operaciones de venta de suelo por parte de los ayuntamientos, una de las fuentes de inversión hasta el momento más productivas y que permitían la compensación presupuestaria y la reducción del déficit.

La recaudación de esta tasa se encuentra en los razonamientos esgrimidos por los responsables de las corporaciones municipales, para la aprobación de planes especiales de recalificación de terrenos y en la construcción de nuevas edificaciones. Se trata de una manera de asegurarse una fuente continua de ingresos ya que el impuesto se satisface anualmente.

Tampoco pasará por alto la anunciada reforma de la financiación autonómica. En la actualidad, los ayuntamientos son las instituciones que más servicios prestan a los ciudadanos y, proporcionalmente, son las que menos participan de la recaudación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Así, las instituciones regionales pretenden lograr hasta el 50% del IRPF, mientras que los ayuntamientos apenas llegan al 2%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios