La pisada abarrota Alboloduy

  • El Día de la Vendimia congrega a cientos de personas que rememoraron una de las más antiguas prácticas de la comarca y disfrutaron de una muestra vitivinícola, gastronómica y artesana en la plaza de la fuente

El día de fiesta comenzó en el parque de la ermita con un desfile. Abría el cortejo la banda de música de la Asociación músico-cultural La Mezquita, a quien seguían las autoridades locales y provinciales y cerraba un grupo de hombres y mujeres vendimiadores que caminaban junto a un burro en el que fueron transportadas las uvas, que minutos más tarde fueron pisadas en la plaza del pueblo ante la atenta mirada de numerosos vecinos y visitantes que se dieron cita ayer en Alboloduy para disfrutar del Día de la Vendimia con el que se hace un guiño a una de las más antiguas prácticas de la comarca.

Con una plaza abarrotada de público y tras la bendición realizada de una manera particular por el párroco del pueblo, Ángel Martín, dos pequeños se metieron a pie descalzo en el lagar. A continuación, otros cuatro hombres. Una mezcla de generaciones que demuestra que esta tradición no entiende de edades. Después del baile de la pisada, se obtuvo el primer mosto, con el que se brindó por una buena cosecha.

Esta jornada festiva recuperada tras cuatro años pone de manifiesto una de las costumbres de un pueblo con una gran tradición vinícola, como cuenta José López. Él junto a varios compañeros fue el encargado de la pisada de la uva. "Albodoluy fue el segundo pueblo de la provincia en extensión de hectáreas, más de 300, dedicadas al cultivo de la uva", explica López, quien añade: "Hoy en día se han perdido muchas, pero todavía muchos vecinos de manera particular siguen pisando".

Con motivo de esta fiesta, se organizó una pequeña feria de muestras en la que bodegas de la comarca abrieron sus puertas para revelar a los visitantes los secretos para la obtención de sus preciados caldos. En la plaza de la fuente se pudieron visitar los stands de las Bodegas Laujar, Cortijo la Vieja y la Bodega de Alboloduy.

Asimismo, se realizó en el mismo recinto una muestra gastronómica  que permitió al público unas deliciosas migas siempre bañadas por caldos del lugar, así como una muestra artesana con demostraciones en vivo de mimbre, cerámica telar y plantas aromáticas realizadas por los alumnos de la Escuela-Taller de Turismo de Alboloduy.

La fiesta transcurrió con tranquilidad y se prolongó hasta la noche, ya que el Día de la Vendimia se ha celebrado en el marco de las fiestas en honor del Santo Cristo de la Humildad. "Este día ha sido un éxito", declaró el alcalde de Alboloduy, Antonio Salvador Matarín, que estuvo durante esta jornada de convivencia acompañado por  la presidenta de Asempal Alboloduy, María Teresa Valladolid y el diputado provincial de Agricultura, Oscar Liria.

Albodoluy ha recuperado esta fiesta que volverá a celebrarse el año que viene. Para el futuro,  Antonio Salvador Matarín, lo tiene claro: "Junto a la pisada de la uva organizaremos originales actividades para acercar al visitante al mundo de la enología y a la artesanía". "La idea es crear un mercadillo o feria de muestras", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios