"Los políticos nos quejamos, pero el Parlamento carece de transparencia"

  • Consejera de Medio Ambiente durante ocho años, afirma que los diputados deben procurar que sus iniciativas tengan verdadera trascendencial social · "Debemos primar la calidad sobre la cantidad", afirma

Comentarios 0

Espera que el cambio de trinchera, del Ejecutivo al Legislativo, no le afecte ni le cree enemigos, aunque nada más llegar ha mostrado cierto distanciamiento con su antecesora y correligionaria, Mar Moreno.

-Dice usted que prefiere estar en un segundo plano, pero no es el caso porque la presidenta del Parlamento es la segunda autoridad de la Junta de Andalucía.

-Siempre se ha dicho que la Presidencia del Parlamento tiene una función de arbitraje, de mediadora, pero creo que el papel de la presidenta puede ser mucho más que eso, buscar desde un despacho lugares de encuentro sin que necesariamente se haga público. En un debate parlamentario, la protagonista nunca debe ser la presidenta, sino los diputados. Por eso creo que no me voy a mover mal en ese segundo plano, que es mi trabajo.

-¿Qué impronta quiere dejar en el Parlamento?

-Lo primero que he querido hacer es una reflexión sobre cómo he visto el Parlamento los últimos ocho años. Creo que la Cámara carece de transparencia hacia la ciudadanía. A veces nos quejamos los políticos del poco grado de confianza que los ciudadanos tienen en nosotros. Pensamos que nuestra labor es imprescindible, pero la gente no lo ve así. Me gustaría que los ciudadanos se acercasen más al Parlamento, pero para eso hace falta que los diputados entiendan que las iniciativas que se debaten van a tener una trascendencia real en la colectividad, que van a cambiar la calidad de vida de los ciudadanos y que van a contribuir al desarrollo humano.

-¿Mediante qué fórmulas?

-He propuesto la creación de un foro que permitiría que personas de primera línea y ciudadanos no tan conocidos pudieran ilustrar la vida que se desarrolla en el Parlamento. Hay temas concretos, como la investigación con células madre o la alianza de civilizaciones, por poner algunos ejemplos, que están en la opinión pública pero que todavía no han calado en la conciencia de los diputados y, de la misma forma, hay un trabajo del Parlamento del que los ciudadanos tienen que sentirse protagonistas. Es bueno que haya un trasiego de información y comunicación entre la institución y los diputados. Sería bueno establecer entre todos el compromiso previo de que todas las iniciativas que se traen aquí tengan una trascendencia social. Hay temas que se llevan grandes titulares en los medios de comunicación pero que dejan impasible a la ciudadanía.

-¿Prevé algúna modificación del Reglamento del Parlamento para adecuarlo a esos objetivos?

-No, el reglamento se aprobó hace muy poco tiempo por unanimidad y no es bueno empezar una etapa cambiando las reglas del juego. Hay que ver si funciona y mi opinión es que sí, aunque hay aspectos mejorables.

-Usted citó en su discurso de toma de posesión, por ejemplo, la necesidad de compatibilizar la paternidad y maternidad con la actividad parlamentaria.

-Es verdad que hemos dado pasos de gigante en cuanto a la paridad, pero hay muchas tareas por realizar aún. El voto de un diputado es indelegable, luego es imprescindible su presencia en la Cámara. Hay que buscar fórmulas legales o ver cuáles son las dificultades legales para cambiar esta situación. La mayor parte de las actividades diarias son conciliables con la vida diaria porque hay una ley que así lo garantiza, pero en el Parlamento es distinto.

-¿Sería posible que los diputados votasen de forma telemática o que participasen en un Pleno por videoconferencia?

-Hay que explorar las opciones que tenemos.

-Como consejera, usted fue víctima de las llamadas "preguntas fotocopia", las que calcan a otras pero cambiando una sola palabra. ¿Se plantea corregirlo?

-No hay ninguna limitación para esas preguntas, pero sería bueno que los diputados evaluasen la transcendencia social de muchas iniciativas. Esas "preguntas fotocopia" se han utilizado muchas veces para bloquear la actividad del Gobierno porque deben ser contestadas en un plazo determinado. Es verdad que el control del Gobierno es una de las funciones del Parlamento, pero debemos primar la calidad de las iniciativas sobre la cantidad.

-Usted desde primera hora ha querido marcar las distancias respecto a su antecesora e, incluso, dijo que iba a ser una presidenta "más activa". ¿Qué quiso decir?

-(Pausa) Es que el papel de la Presidencia no está absolutamente tasado, tiene mucho margen de maniobra. Te puedes dedicar a moderar debates y a presidir la Mesa de la Cámara o tener un papel más activo, más allá del despacho, que permita un acercamiento de posturas. Mi opción es la segunda, aparte de que se pueda tener más contacto con la ciudadanía, abriendo las puertas del Parlamento a sus intereses.

-Chaves ha reclamado a los diputados del PSOE más agilidad en el proceso de tramitación de las leyes. ¿Es posible acortar los plazos?

-Será muy difícil modificarlos, pero se pueden agilizar para que las comisiones, por ejemplo, se reúnan en tiempo y forma.

-¿Es partidaria de la creación de comisiones de investigación?

-Es muy pronto para pronunciarme. Vamos a dejar que la actividad parlamentaria se inicie.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios