El proyecto para unir la Balsa del Sapo con el mar estará terminado este año

  • El PSOE asegura que las obras que serán la solución final al problema, un túnel de 12 kilómetros con un coste aproximado de 70 millones de euros, son muy complejas puesto que hay que expropiar terrenos

La solución final de los problemas de desbordamiento de la Balsa del Sapo llegarán previsiblemente el año que viene, después de que antes de final de 2010 se haya finalizado el proyecto para la construcción de un túnel de 12 kilómetros que conectará el acuífero con el mar para evacuar el agua sobrante y mantener los niveles óptimos, como aseguró a Diario de Almería el parlamentario del PSOE, Manuel García Quero, quien indicó que "la ejecución del proyecto además de costosa es muy complicada, puesto que hay que expropiar terrenos".

La previsión de la Junta de Andalucía es de unos 70 millones de euros de inversión en estos trabajos, cuyos estudios se iniciaron a raíz de una Proposición no de Ley que los socialistas presentaron en el Parlamento el pasado mes de diciembre, hace ahora apenas dos meses.

La Junta es consciente del problema que supone el desbordamiento de la Balsa del Sapo, pero desde que asumió las competencias en el año 2005 han sido varios los proyectos que ha puesto en marcha, como la instalación una estación de bombeo de agua (actuación de emergencia) que no para de funcionar para evitar al máximo las inundaciones y mantener los niveles de agua en estado óptimo.

Manuel García Quero asegura que "desde que se decidió unir la Balsa con el mar se han mantenido hasta tres reuniones con la Asociación Cañada de Las Norias, cuyos socios saben perfectamente lo que se está haciendo y con qué urgencia".

En esta línea, el parlamentario socialista recordó que "mientras el PP gobernó El Ejido no hizo nada por poner una solución, cuando entonces la competencia era de la administración local. Ni siquiera recibieron a los afectados de la asociación Cañada de Las Norias".

Los socialistas se centran ahora en ayudar en la medida de lo posible a los afectados para paliar los daños y pérdidas en sus cosechas, según explicó a este periódico García Quero.

También está en estudio la ejecución de una desalobradora que permitirá que el agua que está siendo evacuada en estos momentos al mar pueda aprovecharse para el riego una vez tratada de forma adecuada. No obstante, como puntualizó García Quero, el proyecto, que promueve el Ministerio de Medio Rural y Marino a través de la sociedad estatal Acuamed, "permitirá aprovechar el agua, pero no evacuar el sobrante", con lo que no es una solución . Además insiste en que "si la ejecución de la desalobradora se ha retrasado por algún motivo ha sido por las alegaciones que presentó el Ayuntamiento de Roquetas, que está en todo su derecho".

La Balsa del Sapo que, con una extensión de 110 hectáreas, se ha ido conformando en una zona endorreica del Campo de Dalías, en el término municipal de El Ejido, hoy constituye un relevante espacio ambiental que por su riqueza ecológica, y la nidificación de numerosos ejemplares de especies protegidas ha sido y debe continuar siendo objeto de una especial atención por parte de las distintas Administraciones Públicas. Pero su importancia no es sólo medioambiental ya que también numerosos vecinos y agricultores de productivas extensiones de cultivos bajo plástico, de la pedanía de Las Norias, se han asentado en esta zona.

La Junta insiste en que los esfuerzos realizados hasta el momento por la Agencia Andaluza del Agua de la Consejería de Medio Ambiente han permitido, dadas las circunstancias hidrodinámicas de la zona, controlar las subidas del nivel de la lámina de agua de la Balsa del Sapo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios