"Se puede trabajar para tener un máster propio"

-¿Se ha sorprendido con lo que ha visto de Festival?

-Sorprendentemente bastante más de los que yo esperaba en un principio. El año pasado cuando se nos pidió que volviéramos a participar como entidad colaboradora, la información que tenía estaba ligada al prestigio de las personas que lo llevaban, que además conozco hace muchísimos años. No tenía conocimiento de que había una actividad de este tipo aquí y que nosotros habíamos participado anteriormente como colaboradores. Me dejé llevar por las personas que eran de mi total confianza.

-¿Qué referencias obtuvo de la celebración de año pasado en la que ya participaba la UNIA?

-El año pasado no me fue posible venir porque fueron los cursos de verano de la UNIA, pero la vicerrectora sí que estaba. Y me contó cosas muy positivas y me dije tengo que ir porque soy, además, un gran melómano. Soy un buen oidor de música pero un mal escuchador. Sobre todo esta música que va desde el XV hasta el XVIII, me gusta muchísimo: melancólica, triste… Tenía una enorme curiosidad y ayer nos plantamos aquí, y la primera sorpresa: un extraordinario concierto con unas piezas muy buen seleccionadas y un flauta que me dejó tumbado.

-La formación es fundamental en este Festival.

-Con lo que he visto en los talleres no solo han acertado los organizadores, sino que nosotros también lo hemos hecho. Hay que ampliar la colaboración a otras cosas que no solo se celebren en este periodo del año.

-¿Por ejemplo?

-La organización de cursos ligados a máster que tengan que ver con estos aspectos de la música, y utilizar las herramientas que tiene la UNIA para ponerlo en marcha. Por poner un ejemplo, un máster propio de dirección musical del barroco. Tiene que estar acompañado de charlas, conferencias… Se puede trabajar en algo que coordinado con la Universidad de Almería se pueda convertir en un máster oficial. Sería un orgullo que en Andalucía existiera una formación de este tipo. Estamos viendo las posibilidades, las ideas y las instalaciones son fenomenales. Pero hay que contar con el capital humano y con alumnos suficientes. Hay que trabajar con los mimbres que tenemos.

-¿Para próximas ediciones ya se podrán ver algunas novedades con respecto a la formación por parte de la UNIA?

-Estamos hablando con el rector de la Universidad de Almería y hay un feeling grande entre las dos instituciones que estoy convencido que el año que viene esto se plasmará en algo más y para el año que viene en algo más importante.

-Ha podido visitar los talleres y ver el nivel, ¿cómo lo valora?

-Me he quedado pasmado con los alumnos del taller de Orquesta de Cuerda Barroca porque he preguntado si llevaban mucho tiempo trabajando y me han dicho que solo llevaban unas horas juntos. En un país como España que la música clásica había estado muy denostada, que lleguemos a estos niveles de calidad, es de valorar.

-¿Qué calificación pondría a todas las actividades que conforman esta cita?

-Está en unos estándares que no se le puede echar nada en falta, más de lo que nos esperábamos. Si estuviéramos en un comité de evaluación, ahora mismo llevaría unas calificaciones muy elevadas.

-Este año se cumplen quinientos años de la construcción del Castillo del municipio?

-Conocí el patio de honor en Estados Unidos antes que el propio Castillo y cuando lo vi allí. Hace algunos años y lo vimos. ¿Como sería ese patio cuando estaba allí?

-¿Qué es lo que destacaría del Festival?

-Anoche estuvimos cenando con un grupo de profesores y con los organizadores que tienen un entusiasmo que desborda, es una de las cosas que destacaría. En los propios alumnos también se ve esas ganas de aprender.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios