Los radares 'cazan' en un año a casi 9.000 vehículos

  • Uno de los conductores vigilados fue 'pillado' cuando circulaba a 216 kilómetros por hora por la Autovía del Mediterráneo · La DGT instala cinco puntos de control más

Comentarios 2

Nada más y nada menos que a 216 kilómetros por hora . Era la velocidad a la que circulaba un conductor por la Autovía del Mediterráneo en sentido a Almería. Ha sido uno de los vehículos que los seis radares instalados en la provincia cazaron justo antes de que entrara el nuevo año.

En total fueron casi 9.000 los automóviles fotografiados por estos aparatos por exceder la velocidad permitida, según los datos facilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT).

Ese conductor fue el que a más velocidad circuló el año pasado que haya sido detectado por los puntos de verificación de control de velocidad fijos. Pero éste no fue el único infractor que puso en peligro la circulación de la vía en la provincia.

El año pasado se realizaron 8.796 denuncias por exceder los límites, y la mayoría sobrepasaban los 170 kilómetros por hora. A dicha velocidad, los conductores puede tener condenas de hasta seis meses de cárcel, trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y retirada del carné por un periodo máximo de cuatro años, tal y como recoge el Código Penal tras su reforma. También pueden perder hasta seis puntos.

Precisamente desde hace a penas dos semanas, la Guardia Civil ya no es el único cuerpo de seguridad que puede proponer la retirada de puntos por infracción en la conducción.

Ahora la Policía Local también podrá llevar a cabo esta tarea. Los agentes locales de Almería ya han propuesto a varios infractores a la DGT para que le sean retirados puntos de su permiso de conducir. El de la capital ha sido el primer ayuntamiento que ha procedió a mandar remesas de detracciones de puntos por sanciones firmes a la DGT. Y en breve todos los municipios que lo soliciten podrán hacerlo. Se prevé que en pocas semanas los ayuntamientos de Roquetas de Mar, y de El Ejido sean los próximos.

Actualmente funcionan en Almería seis radares fijos o puntos de verificación de control de velocidad. Tres de ellos se encuentran en la Autovía del Mediterráneo, concretamente en los puntos kilométricos 450,930, sentido Barcelona; 468,728, sentido Almería; y 404,450, sentido Almería. Otros están en la A-92 (Autovía Sevilla-Almería), sentido Almería; en la A-1200, entre Vera y Garrucha; y en la N-340, en el enlace de Tabernas, sentido Almería capital. Pero la ampliación del número de cinemómetros se efectuará en breve. Ya se han comenzado a instalar otros cinto radares más que se ubicarán: uno en la carretera de Garrucha, otro desde la Autovía del Mediterráneo a Cortijos de Marín por La Mojonera, uno más de Retamar al Faro de Cabo de Gata, y otro desde la Venta del Pobre, en la A-7, hasta el Puerto de Carboneras.

La intención es disminuir la velocidad media en dichas vías, así como también la siniestralidad, ya que las vías de doble sentido son las que acumulan los resultados más trágicos. Los choques son frontales y entre sus consecuencias casi siempre hay alguna víctima mortal, según explicaron fuentes de Tráfico de la Guardia Civil.

Según indicó el Jefe de la DGT en Almería, José María Méndez, "en la lucha contra la siniestralidad en la circulación juegan un papel fundamental los conductores. Todo cambio hacia una mejora de la conducción, haciéndola más segura y respetuosa con las normas, sin duda ayuda a reducir las actuales cifras de accidentes y de víctimas".

En este sentido, Méndez incidió en que "el permiso de conducir por puntos, la Reforma del Código Penal, las campañas de concienciación y en definitiva todas las medidas que se están llevando a cabo ayudan a que muchos conductores cambien su manera de conducir y de afrontar el mundo del tráfico con mayor responsabilidad, sobre todo, cuando son conscientes de que el tráfico es un problema en el que mueren casi siete personas al día en España".

José María Méndez apuntó que la presencia de agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil es un estímulo fundamental para el cumplimiento voluntario de las normas de circulación, sobre todo en estos momentos en los que funciona el permiso por puntos y se ha hecho efectiva la Reforma del Código Penal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios