Los regantes se unen en una rogativa para pedir que llueva

  • Siete autobuses partieron el sábado hacía el Santuario de Calasparras para asistir a un acto litúrgico · 400 vecinos del pueblo participaron en el encuentro

La falta de agua, tanto para riego como para uso humano, es una de las principales preocupaciones de sociedad actual. Es por esto que el pasado sábado cerca de 400 cuevanos viajaron a Calasparra para participar en el acto eucarístico en rogativa por las lluvias que organizó el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura en el Santuario de la Virgen de la Esperanza de esta localidad murciana.

La misa, que se celebra habitualmente los años de sequía en alguno de los municipios de las provincias levantinas más afectadas, reunió a unas 8.000 personas, que le pidieron a la Virgen de la Esperanza que interceda para que llueva.

Entre los asistentes a esta celebración se encontraban el Alcalde de Cuevas del Almanzora y Senador por Almería, Jesús Caicedo y el Concejal de Agricultura, José de Haro, que acompañaron a la expedición cuevana durante el desarrollo del acto.

La misa, que coincidía con la celebración del Año Santo Jubilar del Santuario, contó con la presencia de una multitud de agricultores y miembros de las distintas comunidades de regantes de Almería, Murcia y Alicante, pertenecientes a la cuenca hidrográfica del Segura, que desde hace cuatro años sufren una sequía que últimamente se ha agravado. Entre ellas, se encontraban la Comunidad de Regantes de Cuevas y la SAT Los Guiraos, que se enmarca dentro de la anterior.

El municipio tuvo una representación destacada en esta rogativa. Como manifiesta el presidente de la Comunidad de Regantes de la localidad, Gonzalo Rojas, "hemos participado activamente en este acto, movilizando a cientos de personas. El sábado partieron de Cuevas un total de siete autobuses para acudir a la misa de Calasparra ", para pedir por algo tan necesario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios