La policía registra varios prostíbulos y detiene a decenas de extranjeras

  • Más de medio centenar de mujeres de nacionalidad rusa y varios proxenetas acusados de tráfico de personas· Fueron conducidas a un almacén del puerto · Es la tercera fase de la 'Operación Zarpa'

Más de medio centenar de mujeres extranjeras fueron trasladadas ayer sobre las seis de la mañana a las naves prefabricadas del puerto de Almería, zona de la Guardia Civil, dentro del marco de la tercera fase de la Operación Zarpa.

Las detenciones se llevaron a cabo por agentes de la Policía Nacional que realizaron un amplio despliegue en clubes de alterne de la provincia que comenzó el lunes por la tarde y finalizó ayer a última hora.

La operación policial la realizaron agentes adscritos a la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsificación (UCRIF) de la Comisaría Provincial de Almería y de El Ejido. En toda España hay detenidos más de un centenar de personas a los que se les acusa de tráfico ilícito de personas.

La operación continua abierta y no se descarta la detención de más implicados en la provincia de Almería, tanto prostitutas como proxenetas.

Las mujeres, la mayoría de nacionalidad lituana y rusa, fueron trasladadas en dos autobuses hasta las naves prefabricadas del puerto, donde se albergan los inmigrantes que llegan en pateras, al no tener suficiente espacio en las dependencias de la Comisaría.

Sobre las doce del mediodía de ayer, agentes de la Policía Nacional custodiaban a las mujeres en el interior de las naves. Dos furgonetas y unos cinco agentes prestaban servicio en el puerto.

En abril de 2007, dentro de la primera fase de la operación, fueron imputados 13 integrantes de la organización y se detuvo a otras 47 mujeres de nacionalidad rusa por estancia ilegal en España tras desmantelar tres clubes de alterne de El Ejido y dos de Roquetas de Mar. Las mujeres, captadas en Rusia a través de agencias de viajes, eran trasladadas por diferentes vías y, en ocasiones, con documentación previamente manipulada o totalmente ficticia, hasta los clubes de alterne, donde eran obligadas a ejercer la prostitución y depositar la totalidad de las ganancias en la caja del club. Cinco de los trece detenidos se declararon en huelga de hambre en la prisión de El Acebuche para presionar a la autoridad judicial a levantar el secreto de sumario. Fue una actuación, según ellos, que respondía a la situación de indefensión a la que se enfrentaban los acusados, al no poder acceder los abogados a las actuaciones incluidas en el sumario. En la segunda fase detuvieron a 21 personas en Almería por su presunta implicación en la red de prostitución que trajo a España unas 6.000 mujeres de nacionalidad rusa a clubes de alterne. Entre las dos fases fueron detenidas 114 prostitutas.

La red incurrió en prácticas perseguidas por Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional, definida en el Protocolo para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios