"La romería de Fátima recupera la tradición ferroviaria del pueblo"

  • Los vecinos de las Tres Villas vuelven a tomar la costumbre de llevar a la Virgen de Fátima a la estación del tren. Tras cuarenta años, la Santa Patrona, vuelve recorrer un camino acompañada de fieles

Las fiestas siempre son motivo de alegría y diversión para el municipio que corresponda. Las Tres Villas revive hoy una de las tradiciones con las que sus gentes disfrutaban llevando en romería a la estación a la Virgen de Fátima. Una tradición que comenzó en 1956 y que se volvió a retomar en 2003, cuando un grupo de familias decidió reanudar esta tradición para que no se perdieran las costumbres del municipio.

-¿Porqué se perdió la costumbre de realizar la romería de la Virgen de Fátima?

-Antes la estación ferroviaria de Doña María era muy importante, pero, poco a poco, empezó a perder afluencia, por la llegada de las máquinas diesel, de modo que los trenes ya no tenían la importancia de la que gozaban con anterioridad. Así que, por ello, se dejó de hacer la romería de la Virgen de Fátima que es la patrona de los ferroviarios. Antes a la estación de Doña María traían la uva de ohanes, por ejemplo, que la cargaban aquí y la llevaban a América.

-¿Cómo se reanuda la tradición?

-Hace unos años, en el 2003, cuando un grupo de familias vinculadas a la estación decidieron retomar la romería debido a que es uno de los rasgos distintivos de las Tres Villas y no podía dejarse en el olvido. La familia de Isabel López, Dolores Soler, entre otras fueron quienes cogieron el testigo de la tradición,

-¿Cómo fue el año pasado la romería después de tantos años sin llevarse a cabo. Cuál es la valoración que hace?.

-El año pasado fue un gran éxito, hubo mucha participación. Se acercaron los vecinos del municipio, de Ocaña y de Escúllar, la gente de las Tres Villas se unieron para rememorar lo que sus antepasados habían comenzado. Todos estuvimos unidos en un encuentro con el pasado. Por ello, la valoración que he de hacer es muy positiva, todos los vecinos, los de las Tres Villas, nos fuimos con muy buen sabor de boca.

-¿A parte de la romería se hace fiesta en la estación?

-Sí, recogemos a la Virgen en la Iglesia y vamos en procesión hasta la estación, la gente se prepara sus propios trajes y hacen carrozas. durante el camino se van cantando canciones típicas de Iglesia detrás de la Virgen. Una vez en la estación cuando pasa el tren se oficia una misa al aire libre, tras la cual, se empieza con la fiesta, que dura hasta altas horas de la madrugada.

-¿Con la paella gigante hay suficiente comida para todos los asistentes?

-Es una paella para 400 personas, son muchos kilos de arroz los que se cocinan. Sí hay suficiente, aunque la gente también se trae comida de su casa, como bocadillos o comida que se puede comer en el campo. Las familias, además, se traen sillas y mesas para poder disfrutar a gusto del día.

-¿Los asistentes se muestran participativos a la hora de colaborar en la preparación de la jornada festiva?

-La gente está muy implicada en la romería. No sólo traen comida, por ejemplo, para su familia, sino que ofrecen al resto. La jornada de convivencia se vive de forma muy intensa, en este día la gente viene a disfrutar del momento y si hay que echar una mano para que todo salga mejor, no dudan en hacer lo que puedan.

- A parte de las personas de las Tres Villas ¿viene gente de otros municipios cercanos?

- Se acerca gente de otros municipio, pero cuanta mayor difusión le demos más gente vendrá. Además vienen ferroviarios de toda España que estuvieron trabajando aquí con sus familias. Tienen muy buen recuerdo del tiempo que estuvieron en Doña María, y volver aquí les supone volver a revivir algo que formó parte de sus vidas durante mucho tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios