El santo camina ante las miradas mora y cristiana

La banda de música de la asociación cultural Calar Alto, ataviados con sus trajes del bando cristiano, comenzó a tocar el himno de España. Al son de esta singular y conocida pieza, salía de su ermita en la calle Sebastián Pérez la imagen de San Sebastián portado por un grupo de valientes pertenecientes a su hermandad. Decir que el santo abandona este templo por solo dos días, el domingo regresa a la casa en la que se le puede visitar el resto del año.

Con tal que el trono con la imagen del patrón -adornado con mimo para la ocasión- asomaba por la puerta de la ermita, se postraban a sus pies, a excepción de los capitanes moros y cristianos a lomos de bellos caballos, las reinas mora y cristiana, así como el resto de las comparsas de ambos bandos.

Con un fuerte y emotivo viva San Sebastián, al que los presentes respondieron: ¡Viva!, y una ensordecedora traca de cohetes daba comienzo pasadas las cinco y media de la tarde de ayer la procesión del patrón de Gérgal, en su día grande.

Este acto, quizá el más emotivo de estas fiestas, también llamadas de Moros y cristianos, junto a su regreso a la ermita, servía de igual forma como punto de partida a un intenso fin de semana en el que junto a misas y salidas del santo, se sucederán los pasacalles, las batallas y las relaciones entre los capitanes de ambos bandos en los que se utilizan los mismos textos que hace más de cinco décadas.

Tras la salida del santo, las comparsas de los bandos se alineaban. Delante del trono, las de los cristianos. Detrás, las de los moros. Rodeándolas decenas de vecinos que también quisieron acompañar al santo en su peregrinaje por la calle Sebastián Pérez hasta la plaza Vieja, desde donde el desfile procesional tomó rumbo a la Iglesia de Nuestras Señora del Carmen.

Este templo a finales del siglo XVI o principios del XVII es uno de los recursos patrimoniales de este municipio, que cabe resaltar que cuenta con un destacado gran conjunto de monumentos, entre los que podemos citar la ermita del santo sepulcro, el puente viejo, la cimbra o el castillo.

Pero antes de alcanzar la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, la procesión se detiene en la plaza Vieja. Entonces todos toman posiciones, suena un clarín y comienza la función, bueno para los gergalenos las relaciones entre los capitanes moro y cristiano.

Con esta función, la localidad rememora su historia, su pasado, aquella guerra entre musulmanas y cristianos por alzarse con el santo que comienza con un: ¡Alá te guarde, cristiano! al que un valiente capitán cristiano responde: ¿Qué te ocurre, musulmán...?

Con su respuesta comienza una función con guerrillas, batallas y desfiles, que para conocer su desenlace final habrá que esperar a la tarde del domingo: "Tanto yo como los míos, incluso mi general, tenemos formal empeño, nuestro intento realizar. Comprender debes, cristiano, que hoy se cifra nuestro afán en conquistar a ese Santo a quien llamáis Sebastián. Esa joya en que os miráis y a quien dais adoración, es preciso nos la deis sin la menor dilación".

La respuesta cristiana no podía ser otra: "Tu pretensión es en vano, tu audacia raya en locura, siempre el pendón castellano, humilló a la media luna. Antes que logres tu intento en el campo del honor, tendrás pruebas de valor que alientan pechos cristianos. El Santo no llevarás sin hacerte ver muy claro, que es imprudente turbar la paz entre los cristianos".

Para aquellos que estas líneas les haya sabido a poco, tienen la oportunidad de visitar este fin de semana el municipio de Gérgal, en la comarca del Río Nacimiento y que cuenta con la ventaja de unas excelentes comunicaciones por su cercanía a la A-92 Almería-Guadix. Si toman la decisión de acudir a este pueblo tendrán asegurada la diversión, puesto que el programa de actividades se sucederán desde la mañana a la noche.

Y es que junto a los actos religiosos y los relacionados con los moros y cristianos, se han planeado otras muchas actividades como las degustaciones que tendrán lugar en la carpa instalada por el Ayuntamiento, que será como es habitual centro neurálgico de una fiesta que dicen desde Gérgal hay que vivir en primera persona.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios