Un solo verano de chapuzones tras dos décadas de espera

  • La piscina está cerrada a la espera que la constructora arregle errores en la construcción La reparación de las paredes y vaso es de 17.000 €

Dos décadas para construirse y tres meses para cerrarse. La piscina municipal de Olula de Castro permanece cerrada este verano. Que nadie piense que el cierre tiene que ver con la escasez de agua que padece este municipio. La razón versa en que la obra estrella del anterior alcalde Guillermo Mesas, que se inauguró en julio del pasado verano y en la que Diputación y ayuntamiento invirtieron más de 200.000 euros a cargo de varias anualidades de los planes provinciales, ha resultado ser una chapuza.

Según han informado desde el Ayuntamiento, al mes de haber inaugurado y puesto en funcionamiento la instalación comenzaron a desprenderse las primeras fichas de gresite del vaso principal. La caída iba a más poco a poco. Pese a detectarse errores en la construcción diariamente se retiraban las fichas que se desprendían y los vecinos se zambullían en el agua.

El nuevo gobierno local ha tenido el difícil papel de decidir no abrir al público debido la existencia de bordes cortantes, así como al estado tan deteriorado en el que se encuentran las paredes y vaso de la piscina.

Antes de abrir de nuevo al público la instalación precisa de una reparación que consistiría en la retirada del gresite de papel que existe y en colocar uno nuevo de malla, además de proceder a la eliminación del fraguado y capa de impermeabilizante para la posterior colocación del mismo de manera correcta.

Las obras proyectadas supondría un gasto estimado de unos 17.000 euros, que es la cantidad presupuestada para llevar a cabo la reparación de los daños, que a juicio del equipo de gobierno debe ser asumida por la constructora, ya que "la ejecución de la obra ha sido un problema de la misma y de la calidad del material empleado", ha declarado el alcalde de Olula de Castro, Christian Quero.

Además, ha subrayado: "El coste para la reparación es demasiado elevado. El Consistorio no puede ni debe asumir ese coste que debe ser resuelto de una vez por todas entre la Diputación de Almería y la constructora".

Del mismo modo, Quero ha informado que "desde el primer día a nuestra entrada en el ayuntamiento nos pusimos en contacto con Diputación para buscar la mejor solución al problema. Están enterados, tanto Diputación como la constructora del estado de la piscina y se han realizado analíticas por las dos partes".

"Nosotros necesitamos que sea arreglado de una vez por todas y cerrar esta etapa tan extremadamente larga que está lastrando la imagen de nuestro pueblo", ha declarado el alcalde de Olula de Castro, quien concluye: "Por nuestra parte intentaremos buscar la solución más eficaz al problema y que para cualquier duda estamos a disposición de todos nuestros vecinos". "Todos deseamos que esto se resuelva pronto y el próximo año quede en anécdota todo lo que ha pasado hasta la fecha".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios