La solución a las bajas de los policías pasa por destituir a la jefa del servicio

Comentarios 2

El nuevo alcalde de Olula del Río, el Popular Antonio Martínez Pascual, señalaba ayer a este periódico que ya tiene solucionado el conflicto de la Policía Local del municipio, tan sólo a falta de algunos detalles. Martínez Pascual guardaba cautela a la hora de precisar la solución definitiva que, según afirmaba, como muy tarde se tomará mañana, aunque sí precisó que la resolución pasa por la destitución de la actual Jefe de Policía, Isabel Rubio. El Alcalde olulense va a reorganizar la plantilla, además de, entre otras actuaciones, elaborar un documento interno: "así pues, confirmaré cómo se va a quedar el tema, quién lo va a llevar y cómo se va a reorganizar". No quiso desvelar si la Jefatura de la Policía Local la ostentará alguno de los efectivos que actualmente están de baja por enfermedad sicológica, o bien contratará a un oficial de otro lugar como ya hiciera, por ejemplo, el Alcalde de Garrucha.

En palabras de Antonio Martínez, "ya he tenido algún acercamiento con los efectivos de la Policía, también con la Jefe, al objeto de llegar a un entendimiento común para tomar una solución al problema entre todos, que no sea una solución de llegar y ya está". Una solución en la que el Alcalde es quien tiene la última palabra al tratarse de un puesto de libre designación. Entre las distintas opciones que pueden barajarse para el nombramiento de un nuevo Jefe de Policía, descartada Isabel Rubio según el Alcalde, fuentes de AJDEPLA, Asociación de Jefes y Directivos de las Policías Locales de Andalucía, han confirmado a Diario de Almería que es posible que los propios miembros de la Policía Local de Olula del Río elijan a su Jefe que debería ser ratificado por el Alcalde si lo considerase conveniente.

Parece ser, por lo tanto, que en breve se pondrá punto y seguido a un conflicto que está repercutiendo en la seguridad ciudadana de Olula del Río, amén del gasto que ha supuesto para las arcas municipales la contratación de efectivos de otros municipios, entre ellos, Turre y Mojácar. Ahora queda por ver si los médicos dan pronto el alta a los Policías enfermos sicológicamente durante varios meses y si se encuentran en condiciones de cumplir sus funciones de velar por la seguridad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios